Álex Reyes, que no consiguió ningún punto, lanza a canasta / prensa 2

Bilbao Basket

Los tiradores deben recuperar la puntería

El Surne no puede nivelar los mejores índices de acierto del Granada si los especialistas Hakanson, Smith, Alonso o Reyes pierden eficacia

J. F. CACHORRO

Aparte del bajo rendimiento defensivo, el Bilbao Basket echó de menos en Granada a sus mejores lanzadores, los que suelen convertir en canasta la mayoría de las ocasiones un tiro desde una posición franca. A excepción de los modestos porcentajes de Ludde Hakanson (cinco aciertos de nueve intentos de tiros de dos) y de Nikola Radicevic (logrados la mitad de sus cuatro tiros), que no es un especialista, los exteriores del conjunto bilbaíno no aparecieron cuando más de les necesitaba. Abundaron los errores entre los artilleros, algunos provocados por la presión del Granada pero otros fallos se produjeron porque carecieron de puntería para contrarrestar las cualidades del rival.

Hay un dato que refleja con toda claridad la tarde aciaga que ayer atravesaron los supuestos fabricantes de puntos y especialistas del perímetro del Surne. Entre Álex Reyes, Adam Smith, Francis Alonso y el mismo Hakanson solo anotaron dos de los catorce lanzamientos de tres puntos, un producción insuficiente si hay que intentar nivelar el 43% logrado por el Covirán en sus triples. El índice global del conjunto vizcaíno se quedó en un muy pobre 23%, cuando cuenta con dinamita para mejorar esa raquítica cosecha.

Smith, que tampoco estuvo muy inspirado contra el Valencia, ayer lo intentó pero no parecía el mismo que asombró en encuentros anteriores. El exterior estadounidense rubricó diez puntos después de numerosas tentativas (40% de aciertos en tiros de dos –dos de cinco intentos– y 25% en triples –dos de ocho–), unos números alejados de sus características. Francis Alonso, llamado a ser uno de los 'killers' del Bilbao Basket, apenas dispuso de ocasiones para castigar desde un parapeto protegido. Un tiro acertado de sus tres disparos de dos puntos y ningún triple de dos intentos no parecen las mismas cifras del exterior que fue capaz de anotar cuatro veces consecutivas desde los 6,75 metros en Badalona.