Radicevic entra a canasta en partido contra el Nymburk checo. / fiba

El Surne respira antes del duelo europeo de esta noche al conocer que la lesión de Radicevic no es grave

El Bilbao Basket recibe (20.30 horas) al Bahcesehir turco sin el base serbio, que sufre un edema óseo en el astrágalo y otro en la inserción del tendón

J.F. CACHORRO

Es un momento oportuno para que el Bilbao Basket recupere buenas sensaciones después de la justa derrota en Granada. Tras un golpe en contra que sucedió a cuatro éxitos seguidos, es mejor volver cuanto antes a la competición para restablecerse. Mañana (20.30 horas) retorna a la Basketball Champions League europea con el enfrentamiento contra el Bahcesehir turco en Miribilla, que acoge el primer encuentro continental de este curso.

En los hombres de negro faltará Nikola Radicevic, que se retiró lesionado frente al Granada tras sufrir una mala caída. En un principio se temió lo peor. Sin embargo, las pruebas médicas han confirmado que padece un edema óseo en el astrágalo y un edema de la inserción del tendón. El base serbio fue una de las piezas fundamentales para que el equipo vizcaíno llegara a remontar en la pista nazarí con su dirección pausada del equipo y sus asistencias. El técnico Jaume Ponsarnau recordaba este lunes que el exterior balcánico «había encontrado la forma de atacar y había encontrado feeling con otros jugadores, y porque puso serenidad en el ritmo del partido que en ese momento nos iba bien y no tanto al Granada». Radicevic, que ha sido sometido a una resonancia magnética, no tiene una lesión grave, lo que evita que el Surne se vea obligado a explorar el mercado para hallar un relevo. Adam Smith y Ludde Hakanson se turnarán mañana al mando del timón.

La BCL debe ser el revulsivo que aliente a los hombres de negro para seguir manteniendo la fuerte confianza demostrada hasta ahora en sus posibilidades. Acumulan tres triunfos en la ACB y la victoria sobre el Nymburk checo en el torneo europeo. Mañana se mide con el Bahcesehir, un equipo nacido en un centro educativo que cuenta con academias deportivas. El rival turco se impuso al Igokea bosnio en la primera jornada de la BCL por tras perder los dos primeros cuartos y llegar al descanso con desventaja (28-36). El conjunto de Estambul marcha undécimo en la liga de su país, con una victoria y dos derrotas. Ponsarnau apunta de su próximo rival que «tiene una buena mezcla de jugadores turcos con mucho talento, capacidad ofensiva y experiencia, con otros jugadores con experiencia en Europa a alto nivel. Desatacaría la capacidad anotadora de Jamar Smith, que ya lo conocemos en Unicaja, y Brodziansky, que jugó la temporada pasada en Joventut y ya jugó en Obradoiro».

Un equipo bien armado

El Bahcesehir tiene pólvora para resistir en Miribilla. Además de Smith ((20 puntos por partido en la Liga turca y 17 en BCL), brilla el pívot francés Jerry Boutsiele (24 de valoración, 17 puntos y 10 rebotes contra el Igokea). De 28 años y 2.07 metros, dispone de una buena zurda y agilidad ofensiva y rebotea. Dispone de bases con calidad, como el turco Kartal Ozmizrak y el estadounidense Langton Hall, además del alero esloveno Jaka Blazic, que militó en el Baskonia, el Andorra y el Barcelona.