Sorprendente asistencia en el estreno en Miribilla

Espectadores en la grada de Miribilla./IGNACIO PÉREZ
Espectadores en la grada de Miribilla. / IGNACIO PÉREZ

6.680 espectadores presenciaron el segundo y emocionante triunfo de los hombres de negro en la LEB Oro

J. A. PÉREZ CAPETILLO

A las 19.55 horas de este miércoles se apagaron las luces del Bilbao Arena. Sonó música instrumental. Y en el video marcador apareció una primera imagen del 14, de Javi Salgado -decisivo en el segundo triunfo-, seguida de una de Álex Mumbrú vestido de entrenador. Y luego planos de la primera victoria ante el Oviedo. «Emociona la presentación. No estamos acostumbrados a esto», dijo Toni Ten, el simpático y educado entrenador visitante tras el partido. Tras conocer en ese previo a los miembros de la nueva plantilla bilbaína, se escuchó en uno de los fondos: ¡Bilbao Basket, Bilbao Basket! Arrancaba así una nueva etapa en Miribilla, un nuevo tiempo en la LEB Oro. Y hubo más de seis mil personas que no se lo perdieron. Por ejemplo Raúl, un clásico de toda la vida desde los tiempos de La Casilla. Este aficionado de Deusto lanzó dos palabras para el nuevo escenario en el que se mueve su equipo: «esperanza e ilusión». Mientras comía el bocadillo desgranaba que hay dos frentes abiertos. «Están la competición deportiva y el tema de la pasta. No me gustaría conseguir el ascenso y que no seamos viables con el concurso de acreedores. Me gustan los extranjeros que se han fichado y esta mezcla de juventud y veteranía. Mientras haya baloncesto en Bizkaia aquí estaremos», resumió. Y en el pabellón se encontraban también en el estreno 6.680 fieles integrantes de la marea negra. Un dato que a muchos les sorprendió, como a tres aficionados de Basauri (Arkaitz, Urtzi y Kaiet). «Nos parece sorprendente la asistencia a este encuentro. En partidos de la Eurocup no ha habido tanta gente», recordaron.

Respecto a lo que vieron, los tres coincidían en que «para el nivel de LEB los fichajes parece que son buenos, aunque la plantilla es una incógnita». Y Urtzi recalcaba que «ha sido llegar a la pista, ver a los jugadores y no te suena ninguno. Únicamente de verles en la prensa y lógicamente a Javi Salgado». Del base de Santutxu, Arkaitz subrayaba que «en esta competición puede jugar a una marcha más lenta». Y hubo un reproche hacia una campaña de socios que uno de ellos consideraba «deficiente por el trato del club hacia el socio». La marea negra empujó al equipo hacia la segunda victoria Y Salgado fue protagonista al final. Ahí, Miribilla empujó mucho más. Como en la ACB.

 

Fotos

Vídeos