Ponsarnau protesta una decisión arbitral en el transcurso del partido contra el Granada. / prensa2

«Las sensaciones se perdieron con la lesión de Radicevic»

Jaume Ponsarnau no pone ni un pero a la victoria del Granada, pero lamenta la ausencia del base en la plena remontada del equipo: «Ellos se han ido y nosotros perdimos la cohesión del grupo»

Robert Basic
ROBERT BASIC Bilbao

Ninguna objeción a la victoria del Covirán Granada, nada de paños calientes, solo la constatación de que el rival fue mejor y que «nos falta mucho por aprender». Jaume Ponsarnau ha analizado este sábado las claves de un partido que siempre se ha jugado al ritmo marcado por los locales, con una pequeña ventana abierta en el tercer cuarto que el Bilbao Basket no ha sabido convertir en su arco de triunfo particular. «Solo ahí hemos tenido la iniciativa, al inicio del tercer período, y también las sensaciones. Las hemos perdido con la lesión de Nikola Radicevic», ha explicado el entrenador del Surne.

El base serbio cayó mal y se hizo daño en el tendón de aquiles de su pie derecho. No pudo volver a jugar y está pendiente de las pruebas que se le harán en breve para conocer el alcance exacto de la lesión. Ponsarnau subrayó que su baja tuvo un impacto emocional en el equipo. «Había encontrado el ritmo del partido, parándolo un poco. Luego nadie ha hallado algo de fluidez ni clarividencia. Ellos se han ido y nosotros perdimos la cohesión del grupo».

El técnico catalán admitió que «no se ha jugado a lo que queríamos jugar, sino a lo que nos dejaba el Granada». Además, añadió que la rotación local fue una de las claves de la derrota porque su banquillo ganó 37-19. Y entonó mea culpa: «No he acertado con algunos ajustes».