Un segundo asalto con letra pequeña

Clara falta de Hermanson sobre Iván Cruz durante el partido del viernes en el Bilbao Arena./fernando gómez
Clara falta de Hermanson sobre Iván Cruz durante el partido del viernes en el Bilbao Arena. / fernando gómez

Los hombres de negro saben que el partido de hoy en Miribilla será distinto al del viernes, pero apuestan por la paciencia y control de un RETAbet compacto

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

«Todo será distinto». Ojalá que no el resultado. Álex Mumbrú quiere tener tensos a sus hombres, recordarles que están inmersos en una carrera de resistencia. Y paciencia. Le gustó mucho de lo que vio el viernes, de lo que le ofreció una tropa que no se alejó demasiado del plan original, de las órdenes dadas. El rival también juega y era evidente que el Palencia no se iba a rendir nunca. Aunque les pudo sobrar parte del último cuarto, los de Carles Marco no soltaron la cuerda durante media hora larga. Y ello sin contar con un día pasable en la estadítica y el juego de su personal interior. Apabullados en el rebote, obligaron al RETAbet a esfuerzos extra hasta que engranada la marcha más larga ya pudieron poner puntos, los suficientes, de margen camino del 1-0 en la serie.

Esta mañana (12.30) es el segundo asalto, un round con letra pequeña, en el que al menos de salida se verán cambios. De cromos quizá en el bando visitante por una torcedura de tobillo sufrida por Zubizarreta que le inhabilitó para acabar el partido del viernes. Mumbrú volverá a presenciar el partido transversalmente para que sus decisiones tácticas tengan todo que ver con lo que cada jugador le ofrece en cancha al instante. No hay tiempo para esperar a nadie. Si alguien falla, se mueve ficha y punto. O si hay una fatiga extra, problemas de faltas, lo que sea. Se busca el control y pasa invariablemente por la paciencia y la insistencia.

RETABET BILBAO BASKET - CHOCOLATES TRAPA PALENCIA

Cancha:
Bilbao Arena
Hora:
12.30 / on line en elcorreo.com
Árbitros:
García León (CAS-MAN), Langa (MAD), Lázaro (CAT)

El objetivo es personarse el viernes de la próxima semana (21.30) en el Pabellón de Deportes de Palencia con un 2-0 que sin ser decisivo si acercaría mucho a los hombres de negro a su siguiente objetivo, la Final Four. Desde que la LEB Oro tiene un play-off que arranque en cuartos de final en series de cinco partidos, el factor cancha se ha defendido en 44 eliminatorias y fue vulnerado en 12. El resultado más repetido es 3-2 (17 veces), seguido del 3-1 (16). Hacer pleno (3-0) es algo más complicado (11) aunque los casos en los que se dio superan cualquier otra variable favorable al equipo peor clasificado en la fase regular.

Las sorpresas, entendidas como que siguieran adelante quienes no partían con el factor cancha a su favor, se saldaron con dos plenos (0-3), cuatro cruces rematados con 1-3 y seis por la mínima (2-3). El pasado curso los cuartos de final (luego la competición mantuvo el formato play-off hasta el final) tuvieron de todo. Prat le endosó un 3-0 al Valladolid, Melilla ganó 3-1 al Castellón y el Manresa (que fue el que acabó ascendiendo) 3-2 a Coruña tras caer en la segunda jornada en el Nou Congost. El Palencia liquidó 2-3 al Oviedo tras remontar sus dos primeras derrotas en Pumarín, donde acabó ganando el quinto encuentro.

El resultado más repetido en la primera eliminatoria es el 3-2 (17 veces), seguido del 3-1 (16) y 3-0 (11)

Los plenos tampoco se repiten anualmente. Lo hubo con el citado Prat-Valladolid y los dos años anteriores los lograron Burgos frente a Melilla y el propio equipo norteafricano ante el Cáceres. En el rebobinado de cinta nos topamos con dos campeonatos en los que los cuartos de final limitaban la serie a tres partidos y después hay que seguir retrocediendo en el tiempo hasta un Tenerife-León, nueve almanaques atrás. Hubo, además, dos ejercicios en los que el formato era de acceso directo a una Final Four. El curso 2005-06 fue el más favorable al 3-0. Se consumó el pleno en todas las eliminatorias, tres en beneficio de quienes partían con factor cancha (León-Palma, Zaragoza-Tarragona y Murcia-Hospitalet), y una en la que fue el teórico pez chico quien devoró al grande (Inca-Gipuzkoa GBC). Pero el perfil del Palencia no es el de un equipo que parezca irse de vacío de una eliminatoria. Precaución.