«Hay que seguir con la formación»

El RETAbet Bilbao Basket en la Casilla. /Borja Agudo
El RETAbet Bilbao Basket en la Casilla. / Borja Agudo

Álex Mumbrú, que dirigió en La Casilla su primer partido desde el banquillo del RETA, le sorprendió que su nuevo equipo «aguantara tan bien» ya que esperaba que «estuviéramos más lentos y densos»

J. A. PÉREZ CAPETILLO

Álex Mumbrú vivió el viernes por la noche en el querido pabellón de La Casilla, con una clara victoria en el amistoso ante el Shenzhen Leopards chino, su estreno como entrenador del RETAbet Bilbao Basket. Nada más aparecer por el túnel de vestuarios, con una sudadera gris y vaqueros, el catalán recibió una sentida salva aplausos de la afición que se encontraba entonces en las gradas. La ovación se triplicó en la presentación del nuevo equipo. Él y Javi Salgado comprobaron el cariño que les profesa la marea negra. Son los supervivientes al naufragio. Mumbrú podrá contar en sus futuras memorias que la primera pregunta que le hicieron, en la improvisada rueda de prensa realizada en la misma cancha tras el encuentro, fue en chino. Pero en broma. Un periodista radiofónico improvisó en esta lengua en tono jocoso y el nuevo entrenador respondió sonriente: «No sé qué decirte a eso». Segundos después, ya en serio, el técnico trasladó las sensaciones que le había transmitido la plantilla recién confeccionada en el primer test de pretemporada: «El equipo ha estado bien, activo en defensa. Pero se nota que estamos cargados y nos falta frescura. Estamos en el camino y es importante empezar a ver dónde hay que mejorar. Hay que seguir con la formación», resumió. En plena fase de construcción antes del inicio liguero en la LEB Oro el 5 de octubre en Oviedo, a Mumbrú se le cuestionó por la buena impresión que causaron hombres como Iván Cruz o Jaylon Brown, a los que etiquetó como «buenos jugadores» tras su interesante debut del viernes. Al entrenador del Bilbao Basket le sorprendió sobre todo que su equipo «aguantara tan bien. Me esperaba que estuviéramos más lentos y densos». Por eso, el que fuera hombre de negro desde 2009 hasta justo antes de este verano hizo «muchas rotaciones», y dio minutos a los jóvenes (Íñigo Betolaza -16 minutos-, Íñigo Pedrosa -8-, Jon Aldekoa -20- y Daniel Martín -5-) ya que para formar chavales para el futuro «tienen que jugar y enseñar las cartas». También le gustaron algunos «momentos de buen ataque, aunque en otros hemos estado parados». Mumbrú no se sintió raro en su nueva etapa como entrenador, sino más bien «metido en el partido y viendo que lo que hemos trabajado lo ponemos en práctica». Fue la primera página, ante un flojo rival, de una nueva era en el baloncesto de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos