LIGA LEB ORO

Una salida con aroma vintage

Desde la izquierda, Pueyo, Mumbrú, Elordui y Badiola, a punto de embarcar en el bus del equipo. /Borja Agudo
Desde la izquierda, Pueyo, Mumbrú, Elordui y Badiola, a punto de embarcar en el bus del equipo. / Borja Agudo

El RETAbet vuelve al pabellón Pisuerga con la duda de si Larsen llegará a tiempo tras jugar hoy con Dinamarca en Suecia

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZASBilbao

El RETAbet espera que la ventana no se le cierre en Valladolid. La que abre la FIBA con motivo de las previas para Mundiales y, en el caso que afecta a los de Miribilla, en formato Europeo. Kevin Larsen y Thomas Schreiner son los jugadores objeto del reclamo de sus selecciones. Con la federación austríaca se ha negociado para que el base acuda a la convocatoria tras jugar este viernes en Pucela (20.45) y llegue a tiempo para el choque contra Gran Bretaña del domingo (17.00) en Schwechat. El pívot danés lleva toda la semana fuera ya que su cita con Dinamarca era para el duelo que este jueves se disputa en Malmoe (18.30) ante la anfitriona Suecia.

Su concurso es incierto y la precaución acerca a Álex Mumbrú a pensar en que podría causar baja. Si las conexiones disponibles no sufrieran ningún retraso, el poste llegaría al aeropuerto vallisoletano de Villanubla minutos antes de la disputa del encuentro. «Si no llegara, hay opciones. Dos cuatros, un tres al cuatro, Ben (Lammers) más minutos. Buscaríamos la fórmula. A Valladolid también le pasó en Sevilla por lo de las camisetas. Jugaron con dos cuatros y casi ganan», explica el técnico de los hombres de negro.

Ya en clave estrictamente liguera, Mumbrú habla de una semana atípica, a caballo entre la mejora mostrada frente al Coruña y la inestabilidad que provocan las convocatorias de dos de sus pilares fundamentales. Con el añadido de que la contundente derrota del Betis en Palma acerca a los sevillanos a cuatro triunfos, teniendo que visitar Miribilla la siguiente jornada. «No nos fijamos. Hace tiempo que nos hemos olvidado de Sevilla. Nosotros hacemos nuestra liga, pensamos en lo nuestro«, confirma el coach. »Después de la Copa era importante recuperarse anímicamente bien y para ello ayuda hacer un buen partido, pese a errores cometidos. Somos autocríticos, hay cosas que mejorar«.

Tiene presente que en el banquillo del otro equipo Paco García es un técnico sin sombras. Se las sabe todas en una categoría en la que tener las ideas claras suele tener premio. «Valladolid está muy bien entrenado y saben exactamente a lo que juegan. Sacan el máximo provecho a cada situación, nunca se desordena. Alvarado controla, tiene anotadores de perímetro y dentro tres buenos pívots. Está muy compensado. Parecía que no iba a estar arriba pero está jugando muy bien». Como aspiran a hacerlo unos hombres de negro que se felicitan por el paso adelante dado la anterior jornada por Martínez y Larsen. «Cada vez que metamos jugadores es una buena noticia. Fue una victoria coral, nadie destacó especialmente y fueron siete u ocho jugadores los que estuvieron muy bien. Edu y Kevin, entre ellos a gran nivel. Es importante que nos sintamos mejor y encontremos a los jugadores. Cuando les ves entrenando, tienes claro que es cuestión de tiempo. Pero puede ser un arma de doble filo. Hay cosas que pese al no acierto hay que hacer: luchar, rebotear ir a tapar líneas de pase«.

Entre las tareas a desempeñar, Mumbrú recuerda que todas las páginas de su biblia deportiva están conectadas. «Tenemos un juego interior importante y hay que encontrarlo. Es más fácil, cuando por fuera estás acertado. Si no funciona la línea exterior creando amenaza hay dentro hasta uno contra tres y no puedes buscar a los pívots«.