Unicaja-Surne (Miércoles, 21. 30 horas)

«En los retos grandes somos un equipo férreo», dice el jugador del Bilbao Basket Francis Alonso

El jugador malagueño, que regresa este miércoles al lugar donde creció, asume el enorme desafío que les espera en el Martín Carpena (21.30 horas)

J. A. P. CAPETILLO

La ilusión está instalada en la plantilla del Surne Bilbao Basket durante esta temporada. La buena clasificación y los resultados acompañan y visitas como la de este miércoles a la pista de Unicaja (Martín Carpena, 21.30 horas), en la primera cita del nuevo año, son afrontadas con mayor esperanza por los hombres de negro. Aunque el reto, sobre todo físico, sea de los de órdago. Uno de los que sentirá algo muy especial en este partido de la 14ª jornada de la Liga Endesa es el malagueño Francis Alonso, que jugó dos campañas en el conjunto andaluz. Vuelve a la que fue su casa. Y cuando se le consultó por esto en la rueda de prensa en Miribilla esbozó una abierta sonrisa. «Va a ser para mí un partido emotivo al principio. Es el lugar donde he crecido. Y hay lazos personales respecto a mi familia que no se pueden cortar. Siempre tendré mucho cariño. Veré a muchas personas con las que tengo amistad, pero en cuanto la pelota vaya hacia arriba soy una persona centrada en el partido y pondré los cinco sentidos en lo que esté pasando. Iré allí a ganar», respondió.

Un equipo en racha

El Unicaja está en un momento óptimo y con nueve victorias y cuatro derrotas, como el Joventut, sigue la estela del Real Madrid, Lenovo Tenerife, Cazoo Baskonia y Barcelona. Los malagueños son uno de los equipos que menos puntos encaja. Vienen de ganar con holgura al UCAM Murcia en el cierre del pasado año y están en la ola buena tras haber sacado adelante siete de sus últimos ocho compromisos, solo con la derrota en Barcelona (75-60) el 18 de diciembre. «Unicaja es un equipo físico al que le gusta correr, con una plantilla profunda, donde el peligro viene de varios jugadores. Va a ser un partido difícil, sobre todo jugando así ante el factor Carpena y sus aficionados. Es un encuentro complicado, pero en los retos grandes somos un equipo férreo que sigue los valores 'Bilbao'. Podemos plantar cara», deseó Alonso, para aludir después a esa «actitud y personalidad» que tienen estos hombres de negro «con la expectativa de hacer algo grande. Estamos en ese camino. Queremos más para el futuro».

El sueño de la Copa

Entonces, se habló de ese sueño velado que es la Copa. «La palabra Copa sabemos que está ahí, pero no hay que centrarse al máximo en ello. Eso llega. Sería la recompensa por centrarnos en cada partido y en el día a día», esquivó Francis Alonso, cuya mejor anotación en este ejercicio ha sido en Badalona ante el Joventut en la primera jornada (19 puntos). En los últimos cuatro partidos solo ha anotado 7 puntos (2 ante el Manresa y 5 ante el Real Madrid -sin atinar frente al Gran Canaria y Obradoiro-). Y aquí no quiso excusarse porque «es verdad que en los tiros el acierto no está de mi parte. Eso forma parte de lo que es ser un tirador, aceptar el fallo y seguir trabajando. Soy un jugador muy técnico, constantemente intentamos evolucionar, ser autoexigentes y mejorar. Queremos entrar ahí en la cancha y hacerlo bien, pero no siempre es así», reflexionó. Eso sí, el equipo funciona y Alonso intenta «aportar mi grano de arena. Quiero seguir intentando dar lo máximo de mí y que las cosas salgan mejor de lo que están ahora, pero si el equipo sigue así firmaría acabar la temporada de esta manera», reconoció el escolta de 26 años con espíritu de grupo.

Basados en el físico

Después, volvió a recordar su salida de Unicaja cuando jugó «en un tiempo donde el club pasaba por malos momentos. No era una buena etapa a nivel de resultados y al final el club y yo decidimos que salir era una buena opción. Y Bilbao estaba ahí demostrando interés. Es un orgullo y un honor venir aquí. Ojalá sea aquí el jugador que quiero ser», resaltó, para recordar de nuevo que el próximo rival del Surne «es un equipo muy completo, que con la baja de Lima hará otros movimientos. Se basan en el físico, en correr y en tratar de provocar pérdidas. Es un equipo ágil, rápido y explosivo. Va a significar un esfuerzo colectivo», avanzó, para subrayar que «Alberto Díaz es uno de los mejores defensores que hay».