El RETAbet no quiere correr riesgos

Mumbrú da órdenes a sus hombres./Catia Luis
Mumbrú da órdenes a sus hombres. / Catia Luis

J.M. CORTIZASEnviado especial. Lisboa

Era día de probaturas, de reservar energía. Una jornada que Álex Mumbrú había marcado no como prescindible, pero sí como secundaria en lo que al juego se refiere en el Torneo de Lisboa. Con tres partidos seguidos y las limitaciones reales de plantilla, con las bajas de Balvin, Sulejmanovic, Rigo y la inactividad programada hasta la próxima semana de Rafa Martínez, toca elegir al menos un día para levantar el pie del acelerador. Y fue ayer, ante un Gran Canaria que también reservó efectivos, pero cuyo grupo nada tiene que ver por amplitud y presupuesto con el de la franquicia de Miribilla. Además, el hecho de concluir la estancia lusa hoy (17.00 hora española, en directo por el correo.com) contra el Estudiantes, un equipo que se jugará los cuartos con los hombres de negro para buscar una permanencia lo menos traumática posible, animó definitivamente al técnico de los bilbaínos para convertir lo del sábado en un entrenamiento y lo de hoy en algo más serio, o al menos buscando mayor competitividad de los suyos.

No hay más que echar un vistazo a la estadística para verificar que Mumbrú tenía claro cómo maniobrar. Rousselle y Bouteille se quedaron en menos de cinco minutos de actuación; Lammers fue limitado a diez; sólo Brown, Cruz y Kulboka, entre los jugadores que a día de hoy son imprescindibles, se movieron en un minutaje razonable. Fue la tarde para los juniors (Pedrosa, 21 minutos, y Diego Rodríguez, 15) y para Van Lacke y Doblas, que apuran sus días ayudando a la plantilla de Miribilla mientras ellos afinan sus opciones de estar en forma para buscar equipo.

69 RETABET

Schreiner (6), Brown (15), Bouteille, Cruz (15) y Lammers (6) -equipo inicial-; Rousselle, Sergio Rodríguez, Pedrosa (2), Diego Rodríguez (1), Doblas (8), Van Lacke (5), Kulboka (11).

103 GRAN CANARIA

Santana, Nelson (18), Paulí (10), Burjanadze (13) y Vrankovic (11) -equipo inicial-; Serrado (12), Steinbergs (3), Kljajic (13), Diop (5), Radicevic (18).

PARCIALES
12-26, 34-21 (46-47), 9-25 (55-72), 14-31 (69-103).
ÁRBITROS
Silva, Alvarinhas, Pereira.
INCIDENCIAS
Encuentro disputado en la pista 1 del Pavilhao Fidelidade de Lisboa.

Y hasta el descanso no dio sensación de que esa descompensación fuera a causar el centenario guarismo final. Como en la víspera ante el Estudiantes, los insulares apelaron al binomio triples-rebotes para establecer su autoridad sobre el parqué. Con un RETAbet muy blando atrás, el choque se puso en marcha con una demora que no tardó en colocar al Gran Canaria con doble dígito de ventaja. Ya en la primera rotación entró en liza el junior Pedrosa. Y el quinteto que después tomó forma como segunda unidad incluía a Van Lacke y Doblas. El 12-26 de los primeros diez minutos marcaba una senda reconocible, esperada, un precio a abonar sin problemas bajo la premisa de limitar riesgos de lesiones o esfuerzos desmedidos.

Tratándose de rivales de ACB tampoco los técnicos quieren enseñar mucho de su temario. Entre otras cosas porque está cogido aún con alfileres. Así, Mumbrú confirmó que este partido tenía otros intereses más allá del marcador. Testó jugar con tres pequeños (Schreiner, Van Lacke, Brown) y el base austríaco entró en dinámica de tiro y con dos triples seguidos le puso las pilas a un equipo hasta entonces apático. La remontada, sin ser en sí una meta, tomaba forma. Cruz cogía el testigo con siete puntos seguidos y con ambos juniors en pista al unísono en el sprint previo al descanso, jugando sin pívots por las faltas de Doblas y el descanso de Lammers, el RETAbet se subió a las barbas de los 'pío-pío'. 34 puntos anotados en el segundo cuarto, una barbaridad se mire como se mire para llegar al intermedio a rebufo (46-47).

Era un espejismo. En la reanudación le saltaron las costuras al tratar de seguir por ese camino. Mumbrú se mantuvo fiel al menú del día y al equipo se le hizo de noche. Con Pedrosa y Diego Rodríguez junto a Van Lacke, Sergio y Cruz, el cinco en pista no llegaba a la mayoría de edad. Hubo un pequeño lapso tras el descanso para colocarse con un triple 51-48 y desde esa casilla llegó el ocaso. Los canarios con triples, rebote y velocidad, se daban un festín y los bilbaínos se quedaban en 23 puntos hasta el bocinazo final.

Mumbrú: «Buscamos sumar efectivos y no restar»

Fue un conato de duelo en la segunda parte, cuando las cartas quedaron boca arriba y Mumbrú mantuvo su plan del día aunque ello le apartara de la posibilidad de competir mejor contra el Gran Canaria. «Jugar tres partidos seguidos es complicado y hemos aprovechado para seguir sumando efectivos y no restando y por eso hemos reservado jugadores y hemos hecho ver a los jóvenes lo que es la ACB, y Fede y David nos han echado un cable. Nos hubiera gustado competir mejor, pero no queremos que caiga ningún jugador. Contra Estudiantes estaremos todos y buscaremos competir más. Pero tenemos claro que no nos vamos a arriesgar por un amistoso».