«Si nos relajamos, Bilbao nos mata»

Mamadou Samb ha pasado cuatro campañas en la LEB Oro tras dejar Bilbao./feb
Mamadou Samb ha pasado cuatro campañas en la LEB Oro tras dejar Bilbao. / feb

El exhombre de negro prevé una final cerrada, igualada, en la que «ellos querrán jugar lento y nosotros correr para desgastarles»

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

«¿Doscientos? Pero si sois de Bilbao». Mamadou Samb bromea tras preguntar la previsión de aficionados que acompañarán al RETAbet en la final del sábado en Sevilla. Tiene muy fresco el aroma del 'botxo', su otra casa. Mantiene amigos a los que considera familia y se muestra como siempre ha sido. Cercano, amable, el mismo joven que años atrás lo mismo hacía de guía por Dakar, que abría a los lectores de ELCORREO las puertas de su casa y desnudaba su alma viajera bajo el prisma de otra cultura y religión. Tras dejar Miribilla lleva cuatro años en la LEB, con un paréntesis de meses en Islandia. Habla con conocimiento de causa de lo que puede suceder en San Pablo. Y, por si acaso, evita caer en las redes del favoritismo de su Real Betis, que lleva 18 victorias consecutivas.

Un tópico real. Es un partido especial

– Sí. Lo primero que dice es que los dos equipos han hecho un buen trabajo y se han ganado el derecho a disfrutar la final. Y para mí es más especial por tratarse de jugar contra Bilbao, donde sigo teniendo amigos y me siento en casa.

Ya no quedan calificativos para hablar de la racha bética.

– Nunca me había pasado y creo que nunca lo he visto. Puedes tener rachas buenas grandes, de siete u ocho partidos, pero llegar a dieciocho, y ojalá sean más, es algo con lo que resulta imposible contar. La moraleja es que es posible porque todos estamos haciendo bien nuestro trabajo.

Y eso que empezaron mal, con dos derrotas en tres jornadas.

– Nos costó mucho arrancar porque somos un equipo nuevo. Había gente tocada, lesionada. Después nos pusimos las pilas, entendimos cada uno su rol y cambió la cosa.

¿Hubo muchos nervios?

– Seguro. Cuando pierdes siempre aparecen las dudas, se habla de lo que ocurre, de lo que hacemos mal. También es tiempo para la autocrítica y cambió la situación. El primer partido recuerdo que fuimos muy frágiles en defensa y eso te hace sufrir mucho.

«No, para nada. Tiene una gran afición que aprieta mucho y sería todo más complicado»

Y con las victorias llega la confianza y la pelota vuelve a pasar por el aro.

– Lo primero fue cambiar la actitud y comprender que por ser el Betis nadie nos iba a regalar nada. Daba igual el nombre de cada uno porque todos debíamos defender como el que más. Curro (Segura, el entrenador) nos dejó claro que cada partido es una final y desde ese día empezamos a defender, a jugar en equipo y todo comenzó a funcionar.

La racha refuerza su imagen de equipo completo.

– La verdad es que jugamos muy intenso y es muy bueno, más en nuestro caso porque realmente somos doce jugadores que podemos ser titulares en cualquier otro equipo. Queremos ganarnos la confianza del entrenador y eso nos hace más fuertes. Si en esta Liga tienes hambre acabas siendo muy fuerte.

¿Por qué ha reunido el Betis una plantilla tan potente? Por el dinero, la convicción en el ascenso...

– Imagino que habrá de todo. Yo te puedo hablar de mi caso. Cuando hablé con Juanma y Curro me comentaron que querían hacer un proyecto realmente bonito. Yo venía de jugar dos o tres finales seguidas y te quedas así, con ganas de tener opciones de ganar. Creo que acerté al venir aquí a todos los niveless.

¿Han sentido la presión del ascenso desde el minuto uno?

– Sí. Y quizá eso también influyó al principio. Todo el mundo hablaba maravillas del Betis y parecía que iba a ganar todos los partidos muy fácil. Perdimos los dos primeros partidos fuera y te das cuenta, como le pasa a Bilbao, que los rivales se motivan más contra ti. Somos dos equipos a batir. Sabemos que cada partido será duro, más en una LEB en la que si tienes un mal día te la lían.

¿Esperaba que el Bilbao Basket estuviera más cerca del Betis en la tabla y no a cinco victorias?

– Imaginaba que iban a estar más o menos como nosotros. Es un gran equipo, uno de los favoritos de salida con nosotros, y Palma y mira cómo está. Huesca empezó fuerte,Lleida también y luego vienen los bajones. Diez equipos en dos victorias desde el segundo puesto, eso lo dice todo. Lo que sí me ha extrañado un poco ha sido que haya perdido algunos partidos en casa. Contra el Barça no me lo esperaba, me sorprendió mucho.

En corto

18
victorias seguidas acumula el Real Betis, plusmarca histórica en la LEBOro.

Quinto pívot

Usted lleva ya unos años en la LEB. Una categoría incalificable.

– Y es lo bonito que tiene. Llevo cuatro años en ella y te vuelves loco. Vas ganando de veinte y de repente ves que se te ponen a cinco o seis, que te la lían y te quedas con una cara... Creo que la LEB es más complicada para el jugador que la ACB porque hay muchos jugadores especializados en algo. Hay pívots que sólo hacen pick&roll, o sólo tiran. En ACB son jugadores más completos.

¿Por qué no ha continuado su proyección como jugador ACB?

– Me gusta competir. He tenido ofertas en ACB pero como quinto pívot y no quería estar otra vez sentado en el banquillo para animar a mis compañeros. Yo disfruto jugando, sabiendo que si entreno cada día es porque voy a jugar el domingo. Mi último año en Bilbao no jugué nada y no quiero repetir eso.

¿Cómo fue su trayectoria tras dejar Miribilla?

– Fui a Breogán y estuve dos años. Perdimos la final con Ourense y al año siguiente perdimos en semifinales. Después me fui a Islandia cuatro meses, algo de locos. Estuve muy bien, de verdad, y es un país cuyo nivel irá pronto a más. Pero sabes lo importante que es la familia para mí. Había tenido mi segunda hija y estaba mi mujer sola con las niñas en Lugo. Está bien ganar dinero, pero la familia es lo básico. Luego fiché por Palencia y después a Melilla.

«En el Betis somos doce jugadores que podríamos ser titulares en cualquier equipo»

Hablamos de una final con un clarísimo favorito.

– Ya estáis con lo del favorito... tío, una final es un partido, hay que jugarlo. Se puede decidir en detalles y el favorito puede perder. Jugamos en nuestro campo, pero si no hacemos bien las cosas... Bilbao es un equipo grande y aquí nos costó ganarle. Será una final muy bonita de ver. Aprendí mucho de eso en Bilbao. Lo mucho y bien que trabajamos en Euroliga, la final de Charleroi, y perdimos y da la sensación de que todo se va a la basura.

Javi y Raül

¿Le hubiera gustado jugar la final en Miribilla?

– No. (Ríe). Para nada. Siempre es mejor jugar en casa. Miribilla tiene una gran afición que aprieta mucho y sería mucho más complicado.

Sabe que este curso la entrada normal en el Bilbao Arena supera los 6.000 aficionados.

– Normal. Yo he vivido allí momentos increíbles. No me sorprende nada porque sé el cariño que tienen al club y a los jugadores.

La duda es si todo el mundo tiene claro que hoy el RETAbet está en la LEB Oro, en segunda.

– Y que no olviden que es una competición muy complicada de jugar, muy dura. Hay muy buenos entrenadores que saben hacer sus trampas y ganar partidos.

«Me sorprendió su derrota con el Barça. Imaginaba que iba a estar como nosotros»

¿Cuál sería un buen modelo de partido para su equipo el sábado?

– Va a ser muy igualado. Habrá tensión, nervios, cada equipo querrá usar sus armas. Bilbao intentará jugar lento, con ataques muy largos. Nosotros buscaremos correr y jugar físico para desgastarles. En ambos equipos hay jugadores con mucha calidad. Bilbao está mejor ahora tras ganar en un campo muy complicado como Huesca. Si nos relajamos, Bilbao nos mata.

En cuanto vea a Salgado mirando de reojo a Lammers...

– Me llevo muy bien con él, con Álex. Lammers es el mejor jugador de la liga jugando el pick and roll con Javi y si no hay ayuda estás muerto. Javi ha demostrado desde hace veinte años que es el mejor jugando el bloqueo y continuación en ACB, con el permiso de Raül López, el mejor base al que he visto jugar.

Parece que también le va bien al otro exhombre de negro, Tobias Borg.

– Está muy bien en defensa y ataque. Estamos encantados de tenerle con nosotros.