Ponsarnau sigue el juego en el partido disputado contra el Joventut en Badalona. / carlos gil-roig

Ponsarnau llama a la marea negra a ser un jugador más

El técnico del Bilbao Basket cree que es posible superar a un Baskonia reforzado en la Liga Endesa con el aliento de Miribilla

J. F. CACHORRO

La pasión regresa el domingo (21.00 horas) a Miribilla con un nuevo derbi entre el Bilbao Basket y el Baskonia. Invicto en su propia cancha, el conjunto vizcaíno espera imponerse a los azulgrana gracias al apoyo de su afición. El técnico local, Jaume Ponsarnau, confía en la fuerza procedente de las gradas de Miribilla para imponerse a un adversario que vive un momento dulce en la Liga, sobre todo tras superar en la última jornada al Real Madrid en el Buesa Arena por 88-82.

Tras la derrota en Lugo (86-70), los hombres de negro vuelven a su casa en uno de los encuentros más importantes para la marea negra. «Estamos con ilusión y ganas. Queremos jugar con nuestra afición, que para ella es un partido especial. Para ellos y para nosotros es un partido especial. Vamos a intentar sacar lo mejor de nosotros e intentar encontrar lo peor de ellos. Con Miribilla somos más fuertes, más sólidos y más competitivos», destaca Ponsarnau.

El trabajo del Bilbao Basket se ha centrado durante los últimos días en seguir acoplando a la plantilla para corregir los errores detectados en la pista del Breogán. «En Lugo hicimos cosas mal, muy mal y no tan mal. Cada partido te da mucha información para mejorar cosas. Conceptualmente estuvimos mal, pero nuestro lamento más importante está en cómo respondimos a nuestro mal acierto. Mal acierto podemos tener, pero perdimos la consistencia volviendo atrás y en nuestros conceptos defensivos. El Breogán hizo un buen trabajo y encontró un par de filones para hacernos daño», explicó el técnico catalán sobre la derrota en el Pazo dos Deportes.

Ponsarnau califica al Baskonia como un rival que está «como un cañón. Juega con eficacia y eficiencia porque tiene mucho acierto de la línea de tres. En defensa son sólidos... están haciendo una buena temporada». A pesar de ello, matiza que para el Surne «no es imposible» vencer al conjunto alavés. Para ello recuerda que su conjunto «ha ganado en Badalona y ha ganado en casa al Valencia. Este equipo ha tenido muchas adversidades en pretemporada e incluso en temporada, y ha demostrado tener fe y esta fe es la que queremos transmitir a la gente que queremos que juegue con nosotros. El partido es un poquito tarde, pero como en Bilbao somos nocturnos, también llevaremos a tope la tensión en esos momentos y que sea un espectáculo bonito».

Los hombres de negro tendrán menos posibilidades de llevarse el derbi «si el marcador es alto», remarca Ponsarnau, quien, no obstante, apunta que en el choque de la Euskal Kopa «conseguimos bajar su anotación en un par de cuartos». Con el reciente fichaje de Pierriá Henry, que el preparador del Surne considera como uno de los jugadores más desequilibrantes en defensa junto a Campazzo y Tavares e las últimas temporadas en la Liga ACB, y la recuperación de Markus Howard, el técnico ilerdense prevé «un partido muy exigente para nosotros contra un Baskonia que la línea de tres «la tiene a 8 metros».

«Un bache»

Ponsarnau insiste en que el alto rendimiento defensivo de los rivales ha influido directamente en los resultados negativos de Lugo y Granada, y también en el balance individual de algunos hombres de negro. Para el preparador, los bajos porcentajes de tiro de Adam Smith y Francis Alonso, dos de los grandes lanzadores del Surne, en pasados encuentros son «un bache de dos partidos, pero hay que seguir porque todos somos conscientes de su capacidad y de su talento, y nos pueden ayudar muchísimo».

Radicevic y 'Sule', serias dudas para recibir al Baskonia

Ni el base Nikola Radicevic ni el ala-pívot Emir Sulejmanovic han podido entrenarse esta semana con sus compañeros y son duda para participar en el derbi contra el Baskonia. Ambos arrastran sendas lesiones en un tobillo y han tenido que frenar su preparación para no agravar su estado físico. Parece más complicado que pueda concursar Radicevic, por lo que Ludde Hakanson deberá multiplicar sus minutos en la posición de base y Adam Smith tendrá que combinar su papel de escolta anotador con el de director del equipo. Es muy probable que, una vez más, Ponsarnau no disponga de todas sus piezas por culpa de las lesiones en un equipo ya muy castigado al inicio de curso por las bajas de Andrew Goudelock y Tomeu Rigo.