Borrar
Ponsarnau espera que la gente acuda para apoyar al equipo. Jordi Alemany
«Queremos ganar los siete partidos»

«Queremos ganar los siete partidos»

A Ponsarnau le gustaría que este sábado ante el Gran Canaria acudiera a Miribilla «la máxima gente posible para lograr otra comunión positiva»

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Viernes, 5 de abril 2024, 13:45

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Jaume Ponsarnau, en su comparecencia en Artxanda previa al encuentro de este sábado (17 horas) en Miribilla ante el Gran Canaria, sexto clasificado con cinco victorias más que los hombres de negro, reflexionó sobre el objetivo del Bilbao Basket: «No sabemos qué posición te clasifica para Europa. Quedan siete partidos, es difícil que queden más, y queremos ganar los siete. Esta mentalidad nos ayudará a llegar lo más lejos posible», resaltó el entrenador del Surne. El primero de estos encuentros que restan es ante un bloque insular que «busca una buena posición en play-off. Es muy buen equipo y, a nivel de valores, de los conjuntos más sólidos de la liga de lo que proponen en ataque y en defensa. Y con compromiso. A partir del reconocimiento de sus virtudes, que son muchas, vamos a intentar imponer las nuestras. Va a ser un partido duro», advirtió el técnico catalán, quien sigue con la duda de Sacha Killeya-Jones. «Vamos a ver si está en buenas condiciones, porque el rival exige nivel físico», apuntó.

Días felices

Respecto a las protestas de su próximo rival sobre los arbitrajes recordó que «en el partido que jugamos en Gran Canaria nos fuimos con malas sensaciones del arbitraje. No es que estuviera en contra, sino desacertado». En una jornada en la que el centro de atención en Bilbao es la final de Copa del Athletic, Ponsarnau dijo que «nos gustaría que viniera a Miribilla la máxima gente posible, para que se dé otra comunión positiva. A pesar de algún accidente ha habido más días felices», recordó en alusión a nueve victorias logradas en la ACB y siete en Europa.

También hizo un balance de la pasada eliminatoria europea ante el Chemnitz. «Éramos conscientes de que la dificultad era muy grande. Nadie ha jugado tan bien contra nosotros como los alemanes los últimos cinco minutos del tercer cuarto en la ida. Nuestro objetivo allí era hacer el mejor partido. Estuvimos sólidos y pacientes para encontrar nuestro momento. Eso nos da la satisfacción de no tener que estar tristes», señaló, para citar de nuevo «esos diez minutos en los que nos vapulearon. Hemos llegado lejos y hemos aprendido. No nos hemos quedado de brazos cruzados y el equipo ha querido tener respuestas. No nos merecíamos estar tristes, sí enfadados», resumió.

Buenas sensaciones

Respecto a cómo puede afrontar el Bilbao Basket estos siete partidos con la salvación asegurada, el catalán consideró que «veremos cómo van las ambiciones. Las sensaciones son buenas. Me gusta los pasos que han dado los jugadores hacia adelante para dejar una buena marca. Tenemos buena pinta», sostuvo, para reconocer que hubiese firmado a principio de temporada llegar a esta situación. «Sí que lo esperaba, pero el camino iba a ser difícil. Y lo ha sido», concluyó antes de la sesión de vídeo. En un bonito detalle, al finalizar su comparecencia, recordó a iniciativa propia a la recientemente fallecida madre de Erik Badiola, delegado del Bilbao Basket.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios