Ponsarnau da la mano al base Ludde Hakanson en el partido contra el Betis. / luis ángel gómez

«Ganar el partido 600 sería un reconocimiento a quien ha hecho posible» el Bilbao Basket

Ponsarnau insiste en que el equipo debe «crecer y crecer» para seguir avanzando en una Liga donde mañana celebra los 600 encuentros en dieciocho temporadas

J. F. CACHORRO

El Surne Bilbao Basket celebrará mañana una efeméride en la cancha del Casademont Zaragoza (20.45 horas). El club bilbaíno alcanzará a orillas del Ebro los 600 partidos en la máxima división después de dieciocho temporadas. Los hombres de negro no estarán solos en el viaje a la capital aragonesa, ya que se espera al menos la presencia de 250 miembros de la marea negra en el Pabellón Príncipe Felipe para animar a los suyos y disfrutar con un nuevo triunfo tras el logrado contra el Fuenlabrada.

El entrenador del conjunto vizcaíno, Jaume Ponsarnau, manifestaba esta mañana en La Casilla que ganar el encuentro 600 en la ACB «sería un reconocimiento a toda la gente que ha hecho posible esta historia, por ejemplo este pabellón. Sin ninguna duda, es una historia muy bonita, entrañable e ilusionante porque es una historia sólida, donde ha habido súper éxitos, donde se ha estado en la LEB, donde se ha vuelto a subir. Volverse a levantar hace más consistente y fuerte la historia de este club. Con esta fuerza le quedan muchos años».

La plantilla del Surne se desplazará al completo a Zaragoza después de «una semana positiva porque ha sido larga para poder trabajar, aunque ha habido pequeños percances a nivel de lesión que no nos han permitido aprovechar el trabajo como queríamos, pero vamos creciendo como equipo, tenemos una propuesta. Lo que pasa es que también sabemos que jugamos una competición que a lo que hayamos mostrado que nos sale bien va a actuar la competición. Tenemos que crecer, crecer porque en el momento que te paras cualquier equipo te puede ganar».