Ponsarnau sonría durante un entrenamiento en Miribilla. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

«Es un enorme placer entrenar a este equipo»

Ponsarnau asegura que el Bilbao Basket sigue creciendo mientras advierte de que el Granada «juega bien y tiene rachas mortíferas»

J. F. CACHORRO

El ambiento interno del Surne Bilbao Basket destila alegría con tres victorias en la Liga Endesa y el triunfo a domicilio ante Nymburk checo en la BCL europea. Los hombres de negro visitan mañana (18.00 horas) a un Covirán Granada que ha entrado en la ACB con dos éxitos en tres partidos, un balance que se presumía difícil antes de que arrancara la temporada. A pesar de su condición de recién ascendido, el técnico del conjunto vizcaíno, Jaume Ponsarnau, solicita «máximo respeto al Granada, no tenemos que menospreciarlo y pensar que es peor que Joventut y Valencia», dos de las cuatro víctimas del gran arranque del Surne.

Ponsarnau contará con casi todos sus piezas para intentar asaltar el Pabellón de Deportes de Granada. Viajará el joven exterior Agustín Ubal, «aunque no está al cien por cien», Adam Smith tiene algún problema, «pero no parece grave», y Michale Kyser se ha reincorporado al grupo tras su reciente paternidad, «a lo mejor con más madurez por el hecho de haber sido padre», bromea el técnico catalán.

El Bilbao Basket saltará a la cancha andaluza con la máxima concentración porque enfrente tendrá a adversario más peligroso de lo que indica su estancia en divisiones inferiores. «No hay que mirarlo como un recién ascendido, sino como un equipo que está jugando bien y ha encontrado una forma de competir, aparte de encontrar rachas en los partidos y esas rachas son mortíferas. Tenemos que estar preparados», advierte Ponsarnau.