EFE

Las pérdidas de balón empañan la exhibición triplista del Bilbao Basket en Gran Canaria

Hasta en diecinueve ocasiones se han dejado arrebatar o han proyectado el balón a un destino equivocado los hombres de negro en el encuentro insular.

J. F. CACHORRO

Uno de los defectos que suele aparecer demasiadas veces en el Surne Bilbao Basket esta temporada ha sido una carga muy pesada en la pista del Gran Canaria. Hasta en diecinueve ocasiones se han dejado arrebatar o han proyectado el balón a un destino equivocado los hombres de negro en el encuentro insular. Los locales solo han cometido siete pérdidas, un número más acorde con la pretensión de asegurar los ataques.

En el escenario insular, hasta nueve jugadores del Bilbao Basket han entrado en esta estadística de errores. Únicamente Tomeu Rigo, Stefan Peno –que han participado poco tiempo en el partido– y David Walker no han 'pasado' nunca el balón al rival. Las pérdidas se han producido por pases cantados, precipitación en aciones con velocidad o por el éxito de la presión que ha ejercido el Gran Canaria en determinados momentos.

Fue precisamente una situación de este tipo la que anuló el último ataque del Surne. Delgado coge un rebote defensivo y el conjunto vizcaíno ataca con 20 segundos por delante y la oportunidad de empatar o ganar el duelo. La esfera llega a Andrew Goudelock, rodeado por varios adversarios porque el estadounidense era ya muy peligroso tras haber ofrecido un festival de triples, pero ni el lanzador americano ni Gytis Masiulis han sabido resolver una situación complicada y el balón ha llegado a manos de un Gran Canaria que ha celebrado una victoria muy difícil ante su público. El Surne, el quinto equipo con más pérdidas en la Liga Endesa, ha superado la media de posesiones desperdiciadas (13,8).

Los siete de Goudelock

El exterior de Georgia ha jugado como reza su apodo, la 'Mini-mamba', el nombre de guerra con el que el mítico Kobe Bryant le bautizó deportivamente en Los Angeles Lakers. Goudelock ha encestado siete de sus ocho triples, ha anotado 26 puntos y ha terminado el encuentro con un 28 de valoración. La soberbia puntería del escolta ha mantenido en jaque al Gran Canaria, sobre todo cuando en el primer cuarto ha firmado tres consecutivos.

Otros hombres de negro también han hecho daño desde el perímetro. Damien Inglis ha convertido en puntos sus dos lanzamientos de tres puntos y Ludde Hakanson ha acertado en tres de cuatro tiros. El sueco ha logrado dos triples muy valiosos al final del segundo cuarto, que sirvieron a su equipo para alcanzar el descanso con la mínima desventaja (47-46). Jonathan Rousselle, Rafa Luz y Gytis Masiulis han tenido éxito en uno de dos lanzamientos. En cambio, David Walker no ha obtenido ningún punto de sus tres triples y Álex Reyes, un especialista de la larga distancia, ha sufrido una mañana aciaga al no encestar en ninguno de sus seis disparos.