Álex Reyes supera la defensa de Antabia Waller para anotar contra el Igokea en la Champions. / p. urresti

Jornada 5º en la BCL

«El partido va a ser un auténtico infierno»

Reyes invoca la mejor versión del Surne en Estambul, donde espera imponerse al Bahcesehir turco y sellar el pase directo al Top-16 de la Basketball Champions League

Robert Basic
ROBERT BASIC Bilbao

El Bilbao Basket tiene una oportunidad de oro de dejar hechos sus deberes en la fase de grupos de la Basketball Champions League (BCL) antes de consumir todos los partidos de la liguilla. Los hombres de negro juegan este miércoles en la difícil cancha del Bahcesehir (18 horas, Teledeporte y elcorreo.com), donde una victoria les daría matemáticamente la primera plaza y el consiguiente pase directo a los octavos de final de la competición. Un premio goloso que, por un lado, dejaría en una mera anécdota el último encuentro ante el ERA Nymburk y, por otro, salvaría a los bilbaínos de un incómodo 'play-in' en enero (segundos y terceros clasificados disputan un cruce para acceder al Top-16) que saturaría un calendario ya de por sí apretado. Todo puede quedar resuelto en el Ülker Sports and Event Hall de Estambul, donde los de Jaume Ponsarnau deberán competir contra un buen rival y un público caliente.

«El partido va a ser un auténtico infierno», advierte desde Estambul Álex Reyes. Después del entrenamiento protocolario completado este martes en la cancha del Bahcesehir, el alero de los hombres de negro ha repasado la última hora del equipo y analizado las claves de un choque que puede dar muchísimo a los vizcaínos. «Un triunfo sería un pelotazo», ha admitido el cacereño, convencido de que el Bilbao Basket sacará su mejor baloncesto ante un contrario «complicado» y provisto de bastantes recursos. «Si ganamos tendríamos la primera plaza asegurada y la tranquilidad de cara al siguiente compromiso –ante el Nymburk–, que ya no sería a vida o muerte. Ganar equivaldría a un pelotazo, y más contra un rival y ambiente complejos».

Las cuentas que maneja el Surne son claras: una victoria significaría el pase directo al Top-16; una derrota por menos de 14 puntos le permitiría depender de sí mismo en la última jornada; y caer con una desventaja de 15 o más puntos daría un mundo a los turcos y los de Ponsarnau dejarían de ser los dueños de su destino en la BCL. «A nivel anímico y deportivo es un partido clave. Tras perder contra el Obradorio –reflexiona Reyes–, viajar a Turquía y sacar un triunfo ante un rival fuerte nos permitiría regresar a España con el estado anímico mejorado y subido. Perdimos -contra los gallegos– porque llegamos 15 minutos tarde al partido. No salimos con las ganas con las que había que salir. Hemos aprendido del error. Ahora debemos aplicarlo en un choque con público caliente», ha expuesto Reyes. Pasó algo parecido contra el Igokea en Miribilla. Cuando el Bilbao Basket quiso reaccionar ya era tarde, imposible de conectar y sobrepasar a los bosnios.

Vigilar a «Boutsiele y Smith»

El alero del Surne ha avanzado que la clave del partido pasa por «jugar concentrados los 40 minutos y no tener altibajos como contra el Obradoiro. No podemos permitirnos desconexiones, entonces sería difícil recuperar el terreno perdido. Hay que mantener el nivel de concentración en todo momento». Caer ante los gallegos hizo daño al equipo, pero Reyes afirma que lo han superado, que los 12 están «sanos» y que van a por todas en Estambul. «Sabemos que el ambiente será hostil, pero somos conscientes de la importancia del encuentro».

Reyes ha señalado al «pívot Jerry Boutsiele» y al «escolta Jamar Smith» como las piezas clave del Bahcesehir. «Son jugadores en los que debemos poner el foco defensivo. Tampoco nos vamos a olvidar de los 10 restantes, con Blazic y Arslan, pero habrá que centrarse sobre todo en los otros dos».