Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

El RETAbet suspende el examen

El RETAbet suspende el examen

Los hombres de negro claudican en el duelo ante un rival directo como el Chocolates Trapa, muy superior en la mayor parte del encuentro

IGOR BARCIA

Cuando uno busca el retorno por la vía rápida a la ACB, debe superar ciertas pruebas, determinados obstáculos, para ganarse el premio gordo de la LEB en forma de ascenso directo. Anoche era uno de esos lugares donde hay que demostrar galones y que se está preparado para todo tipo de retos. Pero el RETAbet suspendió el examen del Pabellón Municipal de los Deportes. Había que encontrar la clave para impedir que el Chocolates Trapa, una máquina de hacer puntos -87 de media en los 11 partidos que había jugado-, hiciera lo propio ante los hombres de negro. El Bilbao Basket debía dejar claro que su sistema defensivo está hecho a prueba de aspirantes a la ACB como el club palentino, con una plantilla más que interesante para esta categoría. Por desgracia, los hombres de negro no lograron estar a la altura de su rival. El Palencia impuso sus argumentos, su estilo de juego, mientras el Bilbao Basket se desesperó en cada ataque, chocó contra un muro morado y se fue hundiendo a medida que los locales pusieron distancia en el marcador. Solo una honrosa reacción a la desesperada en el cuarto final maquilló el resultado hasta un 78-71 ficticio, porque realmente los hombres de negro estuvieron casi siempre muy lejos de poder meter mano al Chocolates Trapa.

78 Palencia

Grimau (5), Kone (8), Sanz (7), Zubizarreta (7), Otegui (13), Gustys (7), Cvetinovic (8), Hermanson (8), Vasturia (15) y Toledo.

71 RETAbet

Matulionis (14), Brown (10), Salgado (10), Lammers (15), Demetrio, Schreiner, Cruz (5), Larsen (12), Martínez (5) y Huertas.

Parciales:
20-15, 26-16, 18-16, 14-24
Parciales:
García León, Langa de Martín y Garvín Domingo.

Una de las cuestiones principales que se le planteaba al RETAbet en este encuentro era el modo de desactivar los principales activos del Chocolates Trapa en el ataque. Era fundamental mantener lejos del aro y bien controlado a Steve Vasturia, segundo anotador de la LEB,y lo cierto es que los primeros minutos de partido se desarrollaron según el guion establecido por Álex Mumbrú. Intercambio de golpes, buenas defensas... El Bilbao Basket parecía dispuesto a soportar el planteamiento local, ese cuerpo a cuerpo entre pesos pesados de la categoría. Y lo logró hasta el final del primer cuarto, pese a que en los dos minutos finales empezó a dar señales preocupantes. Porque buena parte de su ataque se basaba en el lanzamiento exterior, y cada vez le resultaba más complicado anotar. De hecho, el Bilbao Basket cerró los diez primeros minutos de encuentro con 2 de 6 en lanzamientos de dos y 3 de 10 en triples. Leyendo las cifras del Palencia -7 de 10 de dos y 1 de 5 en triples- se entiende la diferencia de planteamientos(y de acierto) entre ambos quintetos.

Pero el verdadero problema estaba por llegar. Cerrar el primer cuarto cinco puntos abajo era asumible, pero los siguientes diez minutos de partido fueron un calvario para los hombres de negro. El equipo de Alejandro Martínez impone un ritmo machacón de partido, con una mezcla de veteranos y americanos de enorme calidad, y quien no puede seguirles lo paga caro. Así las cosas, el Bilbao Basket empezó a atascarse entre malas lecturas en ataque y agujeros en defensa que el Palencia no desaprovechó. Apenas tres minutos del segundo cuarto, los locales ya se habían colocado 31-18.

El Palencia había visto las dudas en su rival, y cuenta con jugadores de enorme experiencia para medir los tiempos. Tocaba noquear al RETAbet, hacerle el máximo daño posible en este periodo para si no sentenciar el encuentro, si dejarlo en franquicia y que el Bilbao Basket tuviera un Everest por delante a la hora de remontar. Así las cosas, los de Mumbrú fueron incapaces de reaccionar y se marcharon al descanso 15 abajo (46-31) después de que todas las probaturas del técnico fueran en vano. Cambió de dirección entre un desafortunado Schreiner y Salgado, movió sus piezas exteriores, trató de reforzar la defensa... Nada sucedió.

Hundimiento

Pero todavía peor fue el regreso de los vestuarios. Si alguien pensaba que el Bilbao Basket iba a borrar lo vivido y empezar de cero, se equivocó. O mejor dicho, entre Otegui, un talento como Vasturia y Hermanson se encargaron de recordar al RETAbet que el partido seguía en el mismo sitio, es decir, bajo control absoluto del equipo morado. La diferencia llegó a superar los 20 puntos mediado el tercer cuarto y quedó claro que la cuarta derrota del curso estaba en camino.

Al menos, al Bilbao Basket le quedó el orgullo de intentarlo hasta el final. Y quien sabe si su reacción puede servir para el futuro. Dada la igualdad de esta competición, no es lo mismo perder de 20 que hacerlo de 7. Quién sabe... Lo cierto es que Salgado, Lammers y Larsen decidieron que no habían ido a Palencia a bajar los brazos antes de tiempo y ellos solitos se bastaron para meter el miedo en el cuerpo a los locales, y frenar unos minutos su fiesta. Era una auténtica quimera la remontada, es cierto, pero lograron llevar el marcador a ocho de diferencia con tres minutos por delante. Lástima que el desgaste hiciera mella. Al final, cuarta derrota que obliga al RETAbet a no gastar más balas en la primera vuelta de competición.