Borrar
Kullamae dirige un ataque del Surne en Lugo. Laura Leiras
Objetivo cumplido a falta de siete jornadas y con Europa en el horizonte

Objetivo cumplido a falta de siete jornadas y con Europa en el horizonte

Objetivos ·

El Bilbao Basket asegura la permanencia de forma holgada y ahora tratará de conservar la undécima plaza, que llevaría a la previa de la Champions

Robert Basic

Bilbao

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 1 de abril 2024, 00:39

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

A falta de siete jornadas para la conclusión de la fase regular de la Liga Endesa, el Bilbao Basket ha cumplido con el principal objetivo de la temporada: la salvación. La tiene a buen recaudo después de ganar al Breogán en el Pazo, donde se impuso a todos los contratiempos –cansancio, baja de Sacha Killeya-Jones, derrota dura en las semifinales de la Europe Cup contra el Chemnitz– y completó un partido serio y solvente que le permitió sumar la victoria número 12 en la Liga Endesa. Está más cerca de los puestos de play-off, a tres triunfos, que de los de la zona roja, a cinco, un peligro enterrado. Tal vez ya lo estaba tras imponerse al Baskonia, pero los vizcaínos aseguraron el suelo que pisan en Galicia y ahora piensan en mejorar los registros del año pasado y en la defensa de la undécima plaza de la ACB. Por cierto, tienen la décima a dos tras la derrota de este domingo del Joventut en Granada.

Los hombres de negro cerraron la pasada liga con 14 victorias, dos más de las que tienen ahora con todavía siete encuentros por disputarse. El calendario no es sencillo –Gran Canaria, Tenerife, Obradoiro, Girona, Palencia, Manresa y Barcelona–, pero reconforta saber que cuatro de esos choques se disputarán en Miribilla. Así que una vez salvada la categoría con holgura, sin olvidar que el equipo está en una semifinal de una competición continental, el Bilbao Basket tratará de superar la marca del curso anterior y conservar un puesto desde el que se intuyen los contornos de Europa. Los caminos de la FIBA son inescrutables, pero salvo cambios posteriores, la undécima posición daría derecho a disputar la previa de la Basketball Champions League (BCL).

Así ocurrió en la última liga, cuando el Obradoiro terminó en el puesto 11 y jugó las eliminatorias de la BCL. Fue a Turquía y ganó los dos primeros partidos al Bar y al Legia Varsovia, al que el Surne remontó 19 puntos en Miribilla para meterse en las semifinales, pero en la final cayó ante el Estrasburgo y se quedó fuera de la fase de grupos. Una liguilla en la que estuvo el Breogán gracias a su décima posición, que le permitió acceder al torneo sin las incómodas previas. Salvo que al FIBA modifique esta estructura, que no deja de tener vida propia, los hombres de negro apurarán sus posibilidades de regresar a la Champions.

Zaragoza y Girona, al acecho

El play-off será carísimo este año. La octava plaza es ahora mismo propiedad del Manresa, que marcha con la friolera de 16 victorias cuando aún falta por disputarse el 20,5% de la fase regular. No sería exagerado pensar en que se necesitarían hasta 19 para entrar, una auténtica barbaridad. El Bilbao Basket solo piensa en seguir mejorando y en ganar todos los partidos que pueda de aquí a final de la liga. Incluso podría atreverse a soñar con la persecución del Joventut, décimo, que está a dos victorias y al que tiene el average ganado. Pero lo principal es asegurar el suelo que se pisa ahora, reforzarlo, con la tranquilidad de saber que salvación está en el bolsillo.

Los principales rivales del Bilbao Basket por la undécima plaza son el Zaragoza y el Girona. Los aragoneses están a dos de los hombres de negro y tienen el 'average' favorable. De los catalanes les separa la misma distancia, con el duelo de vuelta pendiente en el Fontajau. Si los muchachos de Ponsarnau ganan tres de los siete choques que quedan, una cifra ambiciosa pero razonable, esto significaría que los maños y los gerundenses deberían sacar adelante al menos cinco para adelantarles. De momento, este lunes toca ir a Alemania y luego recibir al Gran Canaria. Jugar desde la tranquilidad puede ser liberador.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios