El Correo
Bilbao Basket

baloncesto

Visto para sentencia el juicio de Fotis Katsikaris por el impago de salarios

    Fotis Katsikaris.
    Fotis Katsikaris. / IGNACIO PÉREZ
    • Reclama a la franquicia de Miribilla 91.507 euros del millón neto, entre nóminas y derechos de imagen que firmó, y el club solo reconoce una deuda de 9.564

    Posiciones inamovibles entre Fotis Katsikaris y el Bilbao Basket por las deudas contraídas con el técnico griego durante su estancia en el banquillo vizcaíno. Representado por Fernando García Macua y su apoderado general, Alfonso Montero, el técnico no se presentó al juicio celebrado ayer en el juzgado de lo social número 5, alegando incompatibilidad con el desarrollo de su trabajo en el seno del UCAM Murcia que el domingo visitará Miribilla. Hubo un último intento de llegar a un acuerdo en un acto de conciliación previo, pero el letrado de la franquicia, Natxo Corcuera, también mantuvo su nposición habitual.

    En la vista se tomó declaración a Xabier Jon Davalillo, actual presidente de la entidad, y a Olatz Arrinda, apoderada y tesorera del club durante la firma del contrato con Katsikaris. El acuerdo con el preparador ascendió a un millón de euros netos por tres temporadas, a razón de 300.000 la primera y 350.000 las dos restantes. Dichas cantidades se repartían a su vez al cincuenta por ciento en los conceptos de salarios y derechos de imagen.

    El planteamiento de los defensores de Katsikaris -que han dividido las piezas llevando la reclamación de cantidades por derechos de imagen por otra sala, que la víspera lo declaró visto para sentencia sin desarrollo de juicio- es que se han hecho «esfuerzos significativos por evitar llegar a la celebración de la vista. Ha habido una constante reclamación al club a través de burofaxes, actas notariales y autos de conciliación sin que el club haya dicho nada». Así, reclama para su representado una cantidad por impago de 91.507 euros más los intereses legales correspondientes.

    El letrado que vela por los intereses del Bilbao Basket recordó al tribunal que en esta vista sólo se hace alusión a las cantidades no abonadas correspondientes a los salarios. Concluyó tras la aportación de la documentación correspondiente que el técnico ingresó 315.000 euros y que únicamente restan de serle pagados 9.564,75.

    La última campaña recogida en el contrato no fue trabajada por Katsikaris ya que rompió unilateralmente el acuerdo para llevar la dirección de la selección rusa. En el acuerdo constaba que quien quebrara el vínculo debería indemnizar a la otra parte con una cantidad igual al contrato de ese año (350.000 euros), pero el club le eximió de su pago. Esta pieza también ha quedado vista para sentencia tras 90 minutos de juicio.