canal Bizkaia Bilbao Basket
Actualidad
BILBAO BASKET
Los hombres de negro han superado al Real Madrid (80-72) empujados por el espectacular ambiente del Bizkaia Arena
2 de junio de 2011
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios



JOSÉ MANUEL CORTIZAS | BILBAO.-

Gracias! Enormes, rotundas, sinceras, emocionadas. Ha sido una travesía de once años. Se cuentan pronto, pero ha habido que estar en la nave para saber todo lo que se ha tenido que sortear. En calmadas y violentas tempestades, dudas y tino, aprecios y desprecios. Es la vida, sólo que en este caso encerrada en un rectácgulo de madera con dos canastas dándole sentido a algo que, cuando suecede lo de ayer, trasciende a los límites del deporte. El Bilbao Basket, honor a su nombre primigenio, ya está entre los grandes de España, sinónimo de estarlo también a nivel continental. Es más que digno, justo finalista de la ACB, cuenta con rango de Euroliga y pese al peso de la gesta no se va a quedar de brazos cruzados y le discutirá el título al Regal Barcelona.

Resulta una experiencia imborrable, a la vez que insólita. Parecía que el premio era ya meritorio con haber clavado los objetivos de la temporada entrando en la Copa del Rey y, sobre todo, al renovar su visado para competición europea. Dentro del vestuario sonaban amenazas, avisos, mensajes que muchos tomaron-tomamos a chanza. Excesos del bilbainismo con el que tan pronto contagiamos a los foráneos, creímos. Resulta que eran mensajes plenos de confianza, la virtud fundamental para escribir relatos épicos, para ordenar hazañas en las que David acaba demostrando que no todos los Goliath son invencibles. Es algo que dicen que pasa. Una bendición cuando ocurre tan a flor de piel.

Miribilla se vino abajo. Lo derribó un tsumani emocional imparable. Curioso que lo posible se construyera sobre los cimientos de acciones y efectos insalvables. Sólo que en esta oportunidad, única, histórica, los papeles estaban cambiados. El Bizkaia le endosó un 0-2 al Power Valencia y un 1-3 al Real Madrid. ¡Y está en la final! A ver si a base de repetirlo se nos queda en la mollera, se percata todo el mundo mundial de que no es un sueño. Ya no. Es tan real como los ánimos. Una hora después de acabar el partido que supuso la defunción blanca, los aficionados seguían en el Bilbao Arena, esperando la salida de sus deidades de la canasta, las que han acabado con la corriente agnóstica en la marea negra.

Candidatos al infarto

Para qué hablar del partido. Sólo queda lugar para sus consecuencias. Fue dramático, violento, jugado en un palmo, atado en corto, secuestrado al espectáculo entendido como virtuosismo. Los madridistas ganaban o morían y cuando la apuesta es tan extrema no hay ni prisioneros ni rendiciones. La tensión convertía a ambos equipos en candidatos al infarto. Los hombres de negro tenían, al menos, un extra de oxígeno, el que le regalaban desde las gradas 8.700 gargantas dispuestas a morir peleando, amplificando la ilusión, la fe, el orgullo de una identidad labrada con acento heleno, en concreto de la zona de El Pireo. Porque si el equipo se encumbró, también lo hizo su técnico, un Fotis Katsikaris que dio la vuelta al ruedo llorando, muerto en vida por la felicidad que le colmaba. Fue el manteo más dulce de su carrera deportiva. Pero como sus «chavales» quiere más.

Pudo el Bizkaia superar un inicio titubeante, una racha triplista ajena, por lo negativo, a la lógica. Contuvo su emoción como pudo y eso que era complejo no caer en los brazos del éxtasis con que ya había arrancado la jornada. Estaba marcada en rojo, día especial, cita con la historia. Con 1-2 a favor y tras los dos antecedentes contra el descompuesto Real Madrid, la opinión generalizada hablaba de tercera diana, de tiro de gracia en la nuca de Lele Molin, que ha llevado el proyecto diseñado por Messina al tanatorio. Él y sus hombres, totalmente superados por las circunstancias. Entre ellas una llamada Bilbao Basket, la crucial. Conducidos por un Aaron Jackson estelar en la forma de leer el encuentro, sacando faltas ahora, anotando un triple después, dando asistencias con continuidad, el de Hartford armó el taco. Sobre todo en la recta final de un partido que amagaba con engangrenarse cuando los blancos lo intentaron hasta el minuto 38. Fue la cota en la que se oficializó su muerte. En cuanto fue alcanzado en su último intento de demarraje (70-70 a 2'32 minutos), campana y se acabó. El siete de los hombres de negro, el mismo que acabó enfundándose la camiseta rojiblanca de Aitor Ocio, tocado con unas gafas de sol en consonancia con los 'men in black', metió una marcha más y no miró hacia atrás. La suerte estaba echada y había sonreído a quien más la cortejó.

Sí. Los Jackson actuarán en la final. Han reservado cinco fechas para su gira estelar. Las dos primeras, el jueves y sábado de la próxima semana en el Palau blaugrana. Vaya, una pista en la que ya han ganado este curso. ¿Guiño del destino? Cualquiera frena sus impulsos, sus deseos, con el subidón generalizado, unánime, que vive la marea negra y el grupo de gladiadores armado por Fotis Katsikaris. Noventa minutos después de callarse la música en Miribilla, no en sus aledaños, que seguían danzando con sus héroes, una mueca de complicidad prologaba una sentencia. «Esto aún no ha acabado». Habrá tiempo para desvelar la identidad de una voz cualificada, mucho, en la sala de mando de la franquicia bilbaína.

Mientras los hombres de negro seguían la fiesta en torno al mantel, con la explosión sentimental que supone compartir la gloria con los suyos, sus incondicionales se preguntaban cómo conseguir entradas para la final, hacían planes para rapiñar algún día libre pendiente y enfilar viaje a Barcelona y se iban a sus casas sabiéndose elegidos. Como su equipo. Para la gloria.

Ficha técnica:

80 - Bizkaia Bilbao Basket (19+19+16+26): Jackson (17), Blums (5), Mumbrú (15), Banic (12) y Mavroeidis (8) -cinco inicial-; Fisher (4), Warren (6), Vasileiadis (7) y Hervelle (6).

72 - Real Madrid (20+21+14+17): Prigioni (8), Llull (13), Suárez (7), Reyes (6) y Tomic (17) -cinco inicial-; Sergio Rodríguez (6), Tucker (3), Mirotic (-), Fischer (12), Begic (-) y Velickovic (-).

Árbitros: Martín Bertrán, Hierrezuelo y Conde. Sin descalificados por faltas.

Incidencias: Cuarto partido de semifinales de las eliminatorias por el título de la ACB, presenciado por 8.682 espectadores en un Bilbao Arena lleno y con todo el billetaje vendido.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D
NBA 2K14 el mejor juego de basket
NBA 2K14 llega para que puedas seguir jugando a baloncesto, también con tu consola Xbox One, Xbox 360, PS3, PC o PS4
VÍDEO RESÚMENES DEL BIZKAIA
No te pierdas los vídeos de los resúmenes de los partidos
  >> Los mejores vídeos del Bizkaia
BUSCADOR AVANZADO
Vocento