Mumbrú mantiene la exigencia para preparar el play-off

Mumbrú da instrucciones a sus jugadores durante la victoria en Ourense. /Brais Seara
Mumbrú da instrucciones a sus jugadores durante la victoria en Ourense. / Brais Seara

El Bilbao Basket, ya con el pase a la fase final en el bolsillo, recibe el domingo por la tarde al Melilla: «Es un rival poderoso»

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Más que la posición final, ya con el pase a los play-off en el bolsillo, Álex Mumbrú lo que quiere de aquí a que termine la fase regular de la LEB Oro, en estos cuatro partidos, es que el Bilbao Basket camine por esa línea que le ha permitido embolsarse cinco victorias seguidas por primera vez esta temporada. Por supuesto que prefiere que su tropa acabe segunda, pero apuesta por cerrar esta parte de la temporada con buenas sensaciones, demostrando el poder del RETAbet. Y es que, al contrario de lo que ocurría en el pasado, terminar por detrás del líder y ya ascendido Betis solo concede el factor cancha en la primera eliminatoria, en los cuartos de final, debido a que los cuatro clasificados en esa etapa se jugarán el salto a la ACB en una Final Four. De ahí esa teoría del preparador catalán, expuesta este viernes antes de recibir el domingo por la tarde al Melilla (18 horas) en Miribilla. «Antes la segunda plaza era muy importante. Claro que nos gustaría terminar segundos, como a todo el mundo, pero no es tan importante como estar jugando bien, estar haciendo un buen juego, como ir mejorando los detalles que no hacemos bien, mejorar las cosas que nos están costando... E ir ganando confianza», ha explicado el preparador barcelonés que mantiene la exigencia para alcanzar las series en unas condiciones óptimas para el regreso a la máxima categoría.

Porque no ha esquivado la autocrítica Mumbrú. A pesar del carrusel de triunfos que luce su escuadra, esas cinco victorias consecutivas, el catalán ha considerado que no está todo el trabajo hecho. Por supuesto, aprecia una significativa evolución después una complicada adaptación a la categoría, pero las piezas aún pueden encajar de una manera más precisa. «Quedan cosas por mejorar, por pulir. Tenemos que ir minimizando errores para poco a poco ir creciendo», ha comentado, sin dejar de resaltar la evolución protagonizada por su roster. «Ya sabíamos que nos iba a costar adaptarnos. Pero ahora el equipo va entendiendo mejor las cosas, estamos casi en la recta final y es normal que el equipo se sienta mejor cada vez y sepa a qué atenerse en momentos puntuales, como cuando recibimos parciales en contra», ha indicado antes de mirar a su oponente.

Llega a Bilbao el Melilla después de tres derrotas consecutivas, y con las bajas de Txemi Urtasun y Juan Rubio. Eso, expone Mumbrú, no minimiza el peligro de una escuadra que afronta estas últimas cuatro jornadas como si fueran finales en su lucha por entrar en el play-off. Va el equipo de Alejandro Alcoba sexto, pero solo un triunfo por encima del décimo, del primero conjunto que se queda fuera de la lucha por el salto de categoría. De ahí su peligro. «Es un rival poderoso. Seguramente que, después de Sevilla, tiene el mejor presupuesto. Pero a pesar de las ausencias, tiene un equipazo, con un juego interior increíble (entre ellos el ex hombre de negro Vucetic), una plantilla confeccionada para estar arriba y será un partido complicado. Tenemos que estar preparados para encontrarnos al mejor Melilla», ha alertado el técnico.

Con toda la plantilla disponible, «vamos a tocar madera», ha bromeado, el técnico se ha referido a la racha negativa del Melilla, con tres derrotas consecutivas, la última frente al Prat, penúltimo de la clasificación. «Siempre que ellos han ganado a nuestro próximo rival hemos sufrido. Y el Melilla es un rival complicado, confeccionado para estar arriba, saben a lo que juegan. Van a venir a hacer un buen partido».