Mumbrú: «Éramos diez mil contra cinco»

Mumbrú: «Éramos diez mil contra cinco»

J. A. P. CAPETILLO

Álex Mumbrú agradeció el enorme apoyo que recibieron de la afición los hombres de negro durante todo el quinto encuentro. «Llevo once años en Bilbao y he visto pocas veces el pabellón así. Ha estado a reventar. Desde el minuto uno, desde el salto inicial, nos han apoyado sin parar. Éramos diez mil cinco contra cinco. Hemos pasado momentos difíciles y se ha demostrado que tenemos una afición increíble empujándonos y dándonos alas. Jugar en casa con este ambientazo es un plus».

Y ya, centrado en el choque, el técnico catalán reconoció las dificultades. «Ha sido una primera parte complicada. Los dos equipos hemos estado serios, pero nosotros con más ritmo que en el cuarto partido. En la segunda parte hemos tenido un momento de 'break' y hemos tenido seis puntos en contraataques. Hemos madurado el partido hasta llegar al final. Sabíamos que iba a ser una serie muy difícil porque no era normal que el Palencia acabara el noveno. Esta eliminatoria te curte». También felicitó a todo su cuerpo técnico y avanzó la necesidad de recuperar físicamente a sus jugadores. «Hemos jugado cinco partidos en doce días. A partir de ya hay que pensar en Melilla y prepararlo lo mejor posible. No significa nada que les hayamos ganado los dos partidos».

El tercer cuarto, clave

Por su parte, el entrenador visitante, Carles Marco, reconoció que la clasificación del Bilbao Basket había sido «merecido». «Ha sido un partido de dificultad máxima en un ambiente precioso. No me alegro porque no nos hemos clasificado, pero sí por el Bilbao Basket porque está haciendo las cosas bien. Me gustaría que fuera favorito y que ganara por afinidad. Hemos estado bien hasta el descanso y hemos tenido alguna opción de meterles miedo. El tercer cuarto ha sido clave. Estábamos todos cansados».