Mumbrú: «Tenemos claro cuál y cuándo debe darse nuestro máximo nivel»

Mumbrú: «Tenemos claro cuál y cuándo debe darse nuestro máximo nivel»

El técnico del Bilbao Basket avisa de la complejidad del Huesca, próximo rival de un RETAbet que «está mejor» antes de la Copa

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Una reválida interesante. El viaje de este fin de semana a Huesca (sábado, 20 horas) coloca al RETAbet en la tesitura de poder demostrar su recuperación a las puertas de la Copa de la Princesa. Se mide a un rival directo con el que empata por la segunda plaza en la tabla y que fue capaz de sacar tajada de su visita a Miribilla. Quizá por eso, Álex Mumbrú se ha arrancado hoy en su encuentro mediático previo al partido enfatizando en la calidad del conjunto aragonés.

«Aún no nos planteamos la Copa», dice el técnico. La siguiente batalla es en Huesca entre dos equipos con las mismas victorias, que nos ganó en casa y allí sólo ha perdido un partido. Jonnson y García son muy buenos; Haws en el exterior marca diferencias y Gjuroski en el cuatro; y los dos pívots, Nurger y Hartwich hacen mucho daño. Es muy buen equipo, bien entrenado, sabe a lo que juega».

La plusvalía semanal es obvia. Tiene que ver con lo anímico, con un estado mejorado tras ganar al Lleida y frenar la racha negativa de resultados. «Las victorias siempre sientan muy bien. Se aprende más de las derrotas y nos enseñaron que en algunos sitios fallábamos y lo hemos ido rectificando. Poco a poco iremos a más». Para ello no se plantea concentrar los minutos en los jugadores más en forma. Así lo explica. «No me gusta recortar la plantilla. Hay estados de forma, picos, es normal. También de ánimo, dependiendo del rival, de cómo defiende. tengo un equipo de doce, todos suman, hasta Mendikote. La temporada es muy larga, quiero sumar efectivos no acortar. Igual lo que quitas ahora te hace falta al final. Tenemos muy claro cuál debe ser y cuándo nuestro máximo nivel».

Huelga decir que esa serie de casillas finales con el equipo a tope debe coincidir con los play-off, olvidado ya el primer puesto. «Hay un equipo, el Betis, claramente fuera del alcance. Nuestro objetivo está claro que es el play-off, primero estar en él y hacerlo con el factor cancha a favor y luego pensar en la Final Four. Hay que estar al cien por ciento en ese momento. Sobre el papel es muy fácil, hacerlo es muy complicado». Y añade que no ayuda, cuando las cosas no salen, que el calendario se comprima. «Jugar domingo-miércoles-domingo no es la mejor manera para recuperar hábitos. Hay poco descanso y poco entrenamiento y si media uno de los viajes más largos del año en bus como fue el de Castellón, lo complica más. Esta semana hemos entrenado bien, recuperando cosas que habíamos perdido.

En plena fase de reajuste, Mumbrú busca que el RETAbet sea «más preciso. Cuando tenemos un margen nos lo recuperan, lo mismo que hacemos nosotros. Hay que hilar fino. Es importante sumar victorias y tener solidez. Tenemos minutos muy buenos con otros no tan buenos. Con las derrotas habíamos bajado esos minutos mejores. Necesitamos más control del partido para que no se nos escape».

Sobre la ruptura del convenio del Santurtzi para vincular jugadores, le pasó el tema al director deportivo, Rafa Pueyo. «Sólo puedo decir que pensamos en nuestros jugadores y nos preocupamos por su futuro». Y siguió analizando la situación de una LEB Oro en la que cada vez cuesta más sorprender. «Los equipos se van ajustando y hay mucho nivel. Bajan tres y eso genera que los equipos se refuercen. Ganar los máximos partidos también es una necesidad para los de abajo. La liga se iguala».

Lo que bajo su prisma de entrenador es innegociable es la defensa, que la semana pasada Rafa Huertas calificaba como «única, que no hace nadie» en la categoría. «Tenemos claro que nuestra defensa es peculiar y es nuestro libro. Hay matices. Buscamos que no haya situaciones individuales, un concepto más grupal, en el que estén todos involucrados, con ayudas y comunicación. Es la filosofía que tenemos, es lo mejor para nosotros, y cada jugador debe entender su papel porque es importante».

Y todo va mejor cuando las victorias rebajan el nivel de ansiedad que a veces maniata al equipo. «Ha bajado un poco la ansiedad. Es difícil coger sensaciones con un calendario apretado de partidos. La victoria y esta semana nos han servido para mejorar el trabajo de equipo. Estamos mejor».