Kyser, en una acción ofensiva durante un partido de la Champìons europea. / pankra nieto

Kyser quiere ser «el mejor defensor de la Liga»

El pívot del Bilbao Basket cree que él y su equipo aún pueden mejorar mucho y que es muy importante contar con todos los jugadores para cosechar más triunfos

J. F. CACHORRO

Sin duda, Michael Kyser es uno de los hombres de negro que está demostrando mayor regularidad esta temporada. Junto con su compañero de posición, Jeff Withey, ha tirado del equipo en los peores momentos, cuando los tiradores no han estado acertados. Destaca siempre por sus explosivos y grandes saltos, sus mates y tapones en todos los encuentros, y es dueño de un buen lanzamiento de media distancia. Confía en las posibilidades del Surne para triunfar el sábado (20.45 horas) en la cancha del Zaragoza.

Este texano de 2,08 metros quiere escalar con el Bilbao Basket lo más lejos posible en la Basketball Champions League. «Todos estamos trabajando por conseguir los mejores resultados y el entrenador es lo que nos está transmitiendo. Confía en nuestra habilidades para hacer mejor al equipo», apuntaba esta mañana Kyser antes del entrenamiento del Surne en La Casilla. En este sentido, insiste en que «vengo trabajando muy duro en todos los partidos anteriores para intentar aplicar lo que aprendía y ganaba en confianza en los entrenamientos para realizarlo en el siguiente partido».

También reconoce que «tener a Jeff en el equipo me ha ayudado mucho porque él es el que me están indicando cuál es la forma de jugar y la salida del bloqueo para el tiro. Mi intención es ser el mejor jugador en defensa de la Liga y eso es por lo que estoy peleando en cada entrenamiento y en cada partido». Sobre su producción ofensiva, el pívot señala que «todo el mundo tiene capacidad de mejorar y esa es una de las cosas en las que más estoy trabajando, y no solo yo, sino que el equipo y el entrenador me están apoyando y dando confianza para que mejore día a día».

Tras el espaldarazo recibido con la victoria ante el Fuenlabrada, con la que se borró una racha de cuatro derrotas, el estadounidense, que el sábado cumplirá 31 años, dice que «tener a un equipo con todos los miembros es la mejor manera de avanzar. Lo que hemos transmitido este último partido de fuerza y empuje a lo que debemos dar continuidad, que sea la norma, que seamos un equipo siempre capaz de pelear en todos los casos».

Su compañero Álex Reyes también opina que «anímicamente es bueno» que todos los jugadores puedan actuar y no haya bajas, porque «el hecho de que llegan las semanas y ver que este está lesionado, este está con fiebre, el otro no está disponible... fastidia. El club se ha movido bien y ha sabido las bajas. Estar los doce jugadores es a nivel moral un punto positivo para el equipo y creo que el otro día (contra el Fuenlabrada) lo demostramos».