«Intentaremos que no nos sorprenda el Canoe»

Mumbrú da instrucciones a los jugadores./Ignacio Pérez
Mumbrú da instrucciones a los jugadores. / Ignacio Pérez

Álex Mumbrú advierte del peligro de un equipo madrileño que juega «en una pista pequeña, con el MVP de la Liga LEB y siempre favorito como local»

J. A. CAPETILLO

Álex Mumbrú y sus hombres de negro tienen un encuentro de esos denominados como trampa en la pequeña pista del ZTE Real Canoe (viernes, 20.00 horas). El técnico catalán espera a «un equipo muy complicado que lleva siete victorias. Para mí no es una sorpresa. Ha perdido en casa contra Palencia y Palma, dos equipos llamados a estar arriba. Y tiene varios jugadores que han estado en la ruta ACB, y un núcleo duro de la LEB Plata que eran jugadores de la LEB Oro y que consiguieron al final el objetivo de subir. Es un equipo hecho no para sufrir, sino para ganar partidos. Además, juega en una pista pequeñita donde la gente está muy encima. Será un partido muy difícil. En su cancha son favoritos en todos los partidos, Y tienen al MVP de la Liga ('Tyson' Pérez, 23,4 de valoración media). No me extrañaría que, al final, el Canoe estuviera en play off». Por tanto, según indicó Álex Mumbrú antes del vídeo y del entrenamiento matinal, el RETAbet Bilbao Basket tratará de salir enchufado en el choque ante el club amarillo. «Intentaremos que no nos sorprenda. Canoe se siente muy gusto en su pista. No es Miribilla. Hay mucha menos gente, que está más cerca y aprieta», advirtió Mumbrú, lanzando un mensaje a sus jugadores porque «también nos costó el inicio en el partido del Prat». Y eso es lo que quiere evitar el entrenador, esos arranques dubitativos: «Nos gustaría empezar mejor. Lo del domingo pasado no fue tanto por demérito nuestro, sino por mérito del rival. Y fuera, empezar mal, luego te cuesta más. Tenemos que salir desde el primer minuto concentrados y no tardar cuatro o cinco minutos». Mumbrú demostró no ser de los que se preocupa demasiado por la Copa. «No nos obsesiona. Es importante crecer partido a partido y dar pasos firmes. Nosotros no pensamos en la Copa sino en hacer un buen partido en Madrid, afianzar nuestras normas y nuestro ataque».

Respecto a una posible vigilancia sobre 'Tyson' Pérez, destacó que «está jugando a un nivel extraordinario. Es un jugador que veremos poco en la LEB. Su proyección es de estar en la ACB ya que es bueno en todas las facetas del juego. Puede anotar desde fuera, desde dentro, es activo y un grandísimo reboteador en defensa y en ataque, con una constitución física que le permite ir al choque. Ir MVP en una Liga LEB como ésta no es nada fácil. Tenemos que intentar pararle y jugar buena defensa contra él y controlarle en el rebote ofensivo. También Mendia y De la Rúa son buenos jugadores e intentarán hacer el mejor partido posible y demostrar que son jugadores de alto nivel». Mumbrú está satisfecho por la reacción de los suyos ya que «el partido de Palencia sirvió, sobre todo, para corregir lo que no estábamos acabando de hacer bien y poder pulirlo. En aquel partido no estuvimos todo lo bien que queríamos. Vamos ahora a Madrid con la intención de hacer un buen partido», expresó. Subrayó que «tenemos la mejor defensa de la competición. Es lo que estamos haciendo desde pretemporada, queríamos defender con nuestras normas. Se necesita más tiempo de la habitual cuando quieres trabajar en defensa. En ataque es más fácil entre comillas porque a los jugadores es lo que más les gusta. Lo de la clasificación no me preocupa, ahora mismo solo me preocupa Madrid y Canoe. Creo que es un error que la gente piense que Canoe es un equipo que está hecho para sufrir».

Y concluyó esperanzado en que los hombres de negro sigan el camino marcado ante el Granada. «Me alegra que la gente se lo pase bien. Este es el equipo de Bilbao. No solo jugamos para ganar, sino para que la gente se siente orgullosa… tirándose los jugadores por el suelo para recuperar balones y dejándonos la piel… y en ataque si hay mates y sale un partido bonito, me alegra. Para nosotros son una parte muy importante los 7.500 que vienen y se sientan orgullosos, porque es la única parte que no falla».