Borrar
Txus Vidorreta acabó manteado por sus jugadores después del ascenso sellado en León. Fotos: Ignacio Pérez
20 años del ascenso del Bilbao Basket a la ACB

El día que la marea roja subió a la ACB

Hito. El 21 de mayo de 2004, hace justo hoy 20 años, el Bilbao Basket regresó a la élite después de una liga brillante y un play-off bañado en champán en León

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 21 de mayo 2024, 01:23

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Quedaban diez segundos para completar la escalera hacia el cielo y no era posible controlar la emoción. Los jugadores se fundieron en un abrazo interminable, dejaron caer lágrimas suficientes como para llenar un embalse y se apiñaron en torno a un grito: «¡Ya somos ACB!». Justo hoy hace 20 años, el Bilbao Basket regresó a la élite después de una década entre las sombras, fuera de su hábitat natural, en el que recuperó su sitio gracias a una liga y un play-off impecables. Laminó en el cruce decisivo al Baloncesto León (3-0) y retornó a la actual Liga Endesa, donde compite desde entonces con la única salvedad del curso 2018-2019. Un pequeño vacío que llenó con un ascenso exprés en Miribilla. Hace dos décadas, los hombres de rojo, luego mutados en negro, hicieron historia. Sus ecos llegan hasta el presente, altavoz del pasado.

Bilbaínos en la élite

  • Águilas. Disputó su primer partido en la élite el 7 de diciembre de 1958 y se mantuvo en la máxima categoría hasta el 25 de abril de 1976.

  • S.D. Kas. Recaló en Bilbao tras dos años en Vitoria. Finiquitó su historia en 1974.

  • Caja Bilbao. Debutó en la ACB el 13 de septiembre de 1986 ante el Madrid. Se mantuvo hasta 1991.

Un año antes, el equipo comenzó con la búsqueda de la ACB ante el mismo rival y no la encontró en una eliminatoria durísima (2-3). Tragó bilis para endulzar el paladar en la temporada siguiente, con una plantilla hecha a medida y un Txus Vidorreta perfecto en la pizarra y diseño de trampas. Después de las experiencias bilbaínas en la élite con el Águilas, el efímero KAS y la Caja Bilbao, que logró el ascenso en 1994 pero no pudo certificarlo en los despachos por exigencias económicas, el Bilbao Basket hizo cumbre en León. Con 7.000 personas en las gradas, 400 de ellas integrantes de la marea roja, los vizcaínos aplastaron a los leoneses (55-71) y, esta vez sí, obtuvieron el salvoconducto deportivo y financiero que validaba su presencia en la mejor liga de Europa.

Noticia relacionada

Aquel partido del 21 de mayo de 2004 lo jugaron José Luis Maluenda, Ricardo Uriz, Patrik Sáenz de Ugarte, Lucho Fernández y Jorge García, entre otros. Todos ellos han atendido la llamada de EL CORREO para rememorar aquella hazaña y reverdecer un momento histórico. «Recuerdo una locura total en la ciudad». Un día se encontró por la calle con el entonces alcalde, el difunto Iñaki Azkuna. «Me dijo con esa mirada por encima de las gafitas: 'Oye, ¿vais a ascender?'. 'Tiene pinta', le contesté. 'Espera un poco, ¡que no hay dinero!'», cuenta divertido Sáenz de Ugarte. El Bilbao Basket ingresó el canon cercano a los tres millones de euros prácticamente sobre la bocina y con el patrocinio nominal de Lagun Aro abrió las puertas de la ACB. «El partido de León fue el más fácil de los tres. Metimos a Txus en la ducha, hubo fiesta y lo pasamos bien todos. Fue un gran día para el club, afición y ciudad», dice el bilbaíno.

Arriba, 'Ya somos ACB' lucía en las camisetas de los hombres de rojo como Rodríguez, Iker López, Lucho, Iglesias y Patrik. A la izquierda, Unos 400 aficionados del Bilbao Basket se desplazaron a León para apoyar al equipo y llevarlo en volandas hacia el objetivo final. Y a la derecha, Javi Salgado es abrazado por Venson Hamilton.
Imagen principal - Arriba, 'Ya somos ACB' lucía en las camisetas de los hombres de rojo como Rodríguez, Iker López, Lucho, Iglesias y Patrik. A la izquierda, Unos 400 aficionados del Bilbao Basket se desplazaron a León para apoyar al equipo y llevarlo en volandas hacia el objetivo final. Y a la derecha, Javi Salgado es abrazado por Venson Hamilton.
Imagen secundaria 1 - Arriba, 'Ya somos ACB' lucía en las camisetas de los hombres de rojo como Rodríguez, Iker López, Lucho, Iglesias y Patrik. A la izquierda, Unos 400 aficionados del Bilbao Basket se desplazaron a León para apoyar al equipo y llevarlo en volandas hacia el objetivo final. Y a la derecha, Javi Salgado es abrazado por Venson Hamilton.
Imagen secundaria 2 - Arriba, 'Ya somos ACB' lucía en las camisetas de los hombres de rojo como Rodríguez, Iker López, Lucho, Iglesias y Patrik. A la izquierda, Unos 400 aficionados del Bilbao Basket se desplazaron a León para apoyar al equipo y llevarlo en volandas hacia el objetivo final. Y a la derecha, Javi Salgado es abrazado por Venson Hamilton.

Nada más acabar el partido, con la alegría desbordada y Vidorreta manteado por sus jugadores, acto previo al preceptivo paso por la ducha, Jorge García aupó a su hijo de entonces 19 meses, vestido con el rojo del equipo. «Fueron un play-off y una liga emocionantes, que despertaron el baloncesto en la ciudad. Aquel día completamos el crecimiento del Bilbao Basket de los últimos años. De la LEB Plata a la LEB Oro y luego a la ACB, con gente como Tiago Splitter, que se fue a la NBA», apunta el ala-pívot cordobés. Efectivamente, los vizcaínos pasaron en apenas tres ejercicios de la tercera categoría a la primera. Marea roja. «Había grandes jugadores que estaban despegando como Lucho Fernández, Javi Salgado, Brian Howard, Sallier -en su caso encaraba la recta final de la carrera-, Venson Hamilton... Gente como Richi Uriz, Patrik, Joseba Iglesias. Se logró el ansiado ascenso. Todo mi apoyo al Bilbao Basket y que sigan disfrutando del baloncesto muchos años más. ¡Gora Bilbao!».

Las frases

Lucho Fernández

«Todo lo que queríamos era el ascenso y lo conseguimos»

Patrik Sáenz de Ugarte

«Azkuna me dijo: '¿vais a subir?' 'Tiene pinta', le contesté. 'Espera un poco, ¡que no hay dinero!»

Ricardo Uriz

«Para mí fue muy especial. Logramos el ascenso juntos, con la marea roja»

Jorge García

«Fueron un play-off y una liga emocionantes, que despertaron el baloncesto en la ciudad»

José Luis Maluenda

«Junto con la Copa con el Valencia, el ascenso es uno de los momentos más bonitos de mi carrera»

Sentirse invencible

Los diablos rojos de La Casilla, llena hasta la bandera en aquella época, cerraron la liga regular como primeros. Luego eliminaron en el play-off al Huelva (3-2) y el León (3-0), para después imponerse al Granada en la final de la LEB Oro (85-81). «Para mí, fue uno de los momentos más bonitos de mi carrera», confiesa José Luis Maluenda, autor de 13 puntos en el partido decisivo. «Fue algo histórico para todos: jugadores, cuerpo técnico, directiva, afición, ciudad. La Copa ganada con el Valencia -en 1998- y el ascenso son las dos cosas más importantes», dice el aragonés en referencia a sus éxitos deportivos. «Habíamos hecho una unión perfecta. Teníamos a un buen entrenador que conocía la competición, un gran grupo de nacionales que tiraba del carro y muy buenos extranjeros. Eso hacía que en La Casilla nos sintiéramos casi invencibles. Ganamos la liga y subimos a la ACB. Es un placer haber compartido con los compañeros y la ciudad aquel momento. Es un recuerdo para siempre», asegura Maluenda.

Juanma Rodríguez carga con Lucho (arriba).
Imagen - Juanma Rodríguez carga con Lucho (arriba).

Así lo vivió también Uriz, quien participó en la locura del 'día D' y al año siguiente disfrutó de las mieles de la élite con los vizcaínos. «Sentimos todo el apoyo de la gente y logramos un ascenso histórico. Para mí fue muy especial. Hicimos una serie increíble y logramos el ascenso juntos en León, con la marea roja. A día de hoy seguimos disfrutando en Miribilla de este Bilbao Basket. Os deseo lo mejor», traslada el navarro, quien disputó 23 temporadas como jugador profesional, 14 de ellas en la ACB para un total de 357 encuentros. Aquel 21 de mayo, junto a él, batallaba Lucho Fernández. Metió nueve puntos en un choque memorable. «Tengo grandísimos recuerdos de ese día, de cómo lo pasamos, de la gente en la grada celebrándolo como loca», añade el gallego. «Para mí, Bilbao es mi segunda casa. Todo lo que queríamos era el ascenso y lo conseguimos. Veníamos de la LEB y logramos ese preciado premio».

Efectivamente, una década después, la capital vizcaína volvía a ser una plaza ACB. Hubo nervios en los despachos por la obligación de pagar el canon, una auténtica fortuna. Al final, se puso el dinero sobre la mesa y el Bilbao Basket desprecintó el curso 2004-2005 en la élite. Y ahí sigue, junto a los mejores, con su infinidad de limitaciones, pero apegado a su ADN de superviviente.

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios