Borrar
Miribilla es fundamental en la consecución de los objetivos del Bilbao Basket. Maika Salguero
Hace mucho frío fuera de Miribilla

Hace mucho frío fuera de Miribilla

En la última década, el Bilbao Basket saca una media de cuatro victorias como visitante en contraposición de las casi 10 que factura como local

Robert Basic

Bilbao

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 30 de abril 2024, 10:22

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Al Bilbao Basket le quedan tres partidos para bajar la persiana de la Liga Endesa, uno de ellos fuera de casa. Es el que jugará en Manresa el jueves 9 de mayo, mientras que antes recibirá este sábado al descendido Palencia y despedirá la temporada también en Miribilla ante el Barça. Con la tranquilidad de la salvación asegurada con mucha antelación, la pelea actual pasa por tratar de conservar la undécima plaza –en teoría debería ser canjeable por Europa– con una plantilla mermada por las lesiones de Adam Smith y Keith Hornsby. Un año más, los hombres de negro han evidenciado una realidad que viene reproduciéndose en el tiempo: su solvencia como locales y su debilidad como visitantes. Salvo sorpresa, el Surne cerrará la campaña con solo tres victorias a domicilio, al igual que en el curso anterior, mientras que su botín como anfitrión podría hasta cuadruplicar esta cifra.

No es nada nuevo. Hace tiempo que esta dinámica se viene repitiendo con regularidad. Es cierto que a todos los equipos les cuesta sacar triunfos a domicilio, salvo a los transatlánticos habituales y algún invitado puntual a la fiesta, pero el Bilbao Basket es un ejemplo canónico del fenómeno 'Dr. Jekyll y Mr. Hyde'. Viene a confirmar que fuera de Miribilla hace mucho frío. Los vizcaínos tienen ahora mismo 13 victorias. Pues bien, diez de ellas se han logrado bajo el techo del Bilbao Arena  (66,6%) y tres fuera (18,7%) –Obradoiro, Valencia y Breogán–. Si el baloncesto acompaña y el equipo recupera pronto a Hornsby, porque Smith es baja de larga duración, los de Jaume Ponsarnau podrían engordar todavía más su botín como locales y agrandar la diferencia con su cosecha como visitantes. El objetivo del cuerpo técnico y la plantilla es igualar como mínimo los 14 triunfos del curso anterior.

Papel de la marea

El Surne cimienta sus objetivos y alegrías en la pista propia. Es ahí donde se sellan permanencias y participaciones europeas, como la que sigue persiguiendo ahora el equipo. Su rendimiento como anfitrión y viajero es radicalmente opuesto. Las cifras de la última década son esclarecedoras en este sentido. La media de victorias del Bilbao Basket fuera de casa en este período es de poco más de cuatro, mientras que como local roza las casi diez. El año pasado se acabó con 11 triunfos en Miribilla y tres a domicilio, mientras que el balance del curso 2021-2022 fue de 12-4 y de 6-4 en el inmediatamente anterior. En este último caso se trata de la campaña del milagro de la salvación y no hace más que confirmar el papel fundamental de la marea negra. Los seis triunfos son el registro más pobre desde que está en la élite. ¿Explicación? Se jugaba sin público.

La plusmarca de victorias como visitante en la última década se sitúa en seis –2015, 2016 y 2017–, mientras que la de anfitrión se dispara hasta las 14 (2015). Está claro que el déficit de éxitos en canchas ajenas lastra los resultados del equipo, que se alimenta de Miribilla. En estos momentos, solo hay dos clubes que han ganado menos fuera de sus respectivas pistas que el Surne: Zaragoza (2) y Palencia (1). Los palentinos, que estarán el sábado en el Bilbao Arena (18 horas), solo han sido capaces de imponerse lejos de su casa al Girona (84-86). El próximo rival de los hombres de negro viene con una tarjeta de presentación de un triunfo y 14 derrotas a domicilio, por lo que los de Ponsarnau tienen el encuentro marcado en rojo con la vista puesta en la defensa de la undécima plaza.

Adam Smith será operado este martes de su rotura en el tendón de Aquiles

Adam Smith pasará este martes por el quirófano para resolver los problemas derivados de la fractura del tendón de Aquiles sufrida en el partido contra el Obradoiro en Miribilla. El Bilbao Basket informó en su momento de que el escolta americano presentaba una «rotura parcial proximal en el tendón aquileo de la pierna derecha por la que necesitara tratamiento quirúrgico». Nueve días después de su grave lesión, el tirador de los hombres de negro será intervenido y luego comenzará poco a poco con el proceso de recuperación. Tiene por delante varios meses de rehabilitación, por lo que tardará en regresar a las canchas.

El escolta jugó los 34 partidos de la pasada Liga Endesa y sumaba 30 en la actual cuando se rompió en el choque ante los gallegos. Smith llegó a jugar incluso con un dedo roto, siempre a disposición de su entrenador, pero la la lesión de ahora es grave y le obliga a estar bastante tiempo entre algodones. Sin llegar al nivel del curso anterior, cuando estuvo magnífico, el americano promedia 10,7 puntos y 2,7 asistencias por partido.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios