Emir Sulejmanovic, poder bajo los aros para el Bilbao Basket. / P. MÉNDEZ

Emir Sulejmanovic regresa

El club bilbaíno confirma el fichaje del ala-pívot bosnio

Robert Basic
ROBERT BASIC HARSEWINKEL

El Bilbao Basket ha confirmado el regreso de un guerrero. Emir Sulejmanovic dejó la franquicia de Miribilla en verano de 2020 y tal y como anunció este periódico, volverá a vestir de negro tras dos años en el Tenerife, el club por el que apostó pero donde no ha tenido las oportunidades de brillar que esperaba a las órdenes de Txus Vidorreta. El ala-pívot bosnio, de 2'05 de altura y 27 años recién cumplidos, retorna al equipo que le permitió mostrar la fuerza de su juego en las canchas de la ACB. Porque lo que el Surne ha fichado es puro carácter y un gen competitivo llevado al límite.

Hace tiempo que Sulejmanovic deshojaba la margarita en busca del destino perfecto. Ya lo tiene. Dejó el Bilbao Basket para perseguir metas más nobles en el Tenerife, donde firmó un gran contrato y aspiraba a pelear por títulos en parqués domésticos e internacionales. Consiguió ganar la Final Four de la Basketball Champions League (BCL) disputada en mayo en Miribilla, bajo cuyo techo volverá a cambiarse como un hombre de negro. Pero no ha logrado la cuota de protagonismo que necesitaba. Txus Vidorreta le racionaba segundos a cuentagotas y el bosnio no lograba dar la vuelta a la situación, que además fue de más a menos. Si en la primera temporada en las islas promediaba 13,2 minutos por duelo, en la última había bajado a 12. Tenía claro que necesitaba marcharse para jugar y ha elegido Bilbao por encima de otras opciones.

No hace falta descubrir a Sulejmanovic porque la marea negra ya sabe quién es el internacional bosnio. Un trabajador incansable, un jugador que se pega con el mundo si hace falta para ayudar al equipo. Pelea cada balón y no da ningún rebote por perdido. Aunque tenga enfrente una torre intentará saltarla, ser más alto que ella. «Si me ves luchando con un oso, reza por el oso», se define en las redes sociales. Puro músculo, físico y mentalidad competitiva al servicio del conjunto que pilotará Jaume Ponsarnau. Con su fichaje, el Surne ata a un cuatro poderoso y solo le resta por cerrar un fichaje más para completar la plantilla.