Este contenido es exclusivo para suscriptores

Disfruta sin límites del periodismo cercano y de calidad de EL CORREO por solo 4,95€ al mes

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Especialista en finales de cara o cruz

Salgado en un momento del partido. /Carlos Gil-Roig
Salgado en un momento del partido. / Carlos Gil-Roig

El RETAbet pasa por todos los estados imaginables hasta verse obligado a reaccionar, con Lammers como abanderado, para ganar en Lleida

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZASEnviado especial. Lleida

Tres victorias en tres encuentros. Todos ellos con similar desenlace. Un patrón común que coloca al RETAbet en la cucaña para buscar el último intento de hacerse con el premio. Sabe mejor así, cierto, con emoción hasta el final. Pero algún día la grasa hará su trabajo y se dejará algún piño en el intento. La moraleja es que hay margen de mejora, que Álex Mumbrú maneja un grupo con ases en la manga, con capacidad de reacción. También en el resumen aflora que se trata de un esqueleto, de un armazón al que aún le falta solidez para ganar con solvencia los partidos. Cuando la tenga saldrá el instinto depredador y los oponentes de turno presumiblemente se llevarán un buen bocado cuando se vean atrás en el marcador y aún quede partido por delante. Ese gen de 'killer' aún está en barbecho.

Contenido Patrocinado

Fotos