Convencidos de avanzar por el camino más productivo

Lammers protege el balón de la marca individual y la ayuda a la que trata de llegar el argentino Bortolussi./Jordi Alemany
Lammers protege el balón de la marca individual y la ayuda a la que trata de llegar el argentino Bortolussi. / Jordi Alemany

La racha de seis victorias con la que el RETAbet llega a Granada incluye una media de 64,8 puntos en contra, cifra que agrada a Mumbrú

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Debe costar abstraerse, no dejarse llevar por la desconexión parcial cuando los deberes, desde el punto de vista clasificatorio, están hechos a la espera de que llegue la temida Selectividad. En los play-off y con el factor cancha favorable, lo que se buscaba. Lo ha logrado el RETAbet con tres jornadas de adelanto al cierre de la campaña regular. Buena noticia. Como lo es la consistencia que está mostrando en su más copiosa racha de triunfos, en plena efervescencia. Seis victorias que arrancaron ante los entonces colistas (Prat, Araberri y Cáceres). Esa coletilla de rivales asequibles pareció incluir cierta precaución en algunos ambientes antes de dar un veredicto favorable a Mumbrú y sus hombres.

Era como si sólo hubieran cumplido con su obligación y hasta con una exigencia tácita. Bien. Después pasaron por caja Palencia, Ourense y Melilla, conjuntos a los que invariablemente se ha ubicado en la planta noble de las ambiciones de la LEB Oro, con lo que a los menos cariñosos con la franquicia de Miribilla les limita el recurso a cuestionar la calidad o estética del juego. Correcto. Para gustos los colores. Pero de puertas adentro, sin bajar un ápice la ambición y la reconocida necesidad de mejora, se respira satisfacción, confianza en haber dado con el desarrollo más apropiado para las piernas de los hombres de negro. Y será esta noche (20.30 horas, narración on line en elcorreo.com) el gran argumento del Bilbao Basket como visitante en el Palacio de los Deportes de Granada.

Los números cantan y dicen que la franquicia de Miribilla ha dado con una escenificación correcta, segura, por ahora fiable. Como suele repetir Álex Mumbrú, su validez depende directamente de la voluntad, intensidad y capacidad de sacrificio de sus jugadores. Hablamos de la defensa, un proceso de contención que congela a muchos rivales y enfría al resto. En estas seis victorias precedentes, los oponentes han promediado sólo 64,8 puntos en la canasta vizcaína. Una cifra que muchos conjuntos firmarían con sangre. Pero hay más datos que avalan que no es flor de un día, que es el razonado proceso de los réditos del trabajo acumulado. Desde que el Oviedo ganó en el Bilbao Arena anotando 81 puntos ningún otro rival ha llegado a esa decena.

Son trece jornadas seguidas (once de ellas saldadas con triunfo) en las que los rivales promedian a su favor 66,7 puntos. Otro balance con el que no pocos equipos se darían por satisfechos.

Todo pasa por el trabajo colectivo, no dejar un metro sin recorrer, ni una ayuda sin dar. Eso explica además el casi cíclico manual de rotaciones que maneja el técnico barcelonés. Exigencia física máxima que da pie a un fundamental reparto de minutos en pista. En ataque es otro cantar, los sistemas fluctúan lo mismo que el acierto. Pero sentada la base de una limitación tal de anotación al contrario es cuando el RETAbet, como está haciendo, puede sacar también adelante partidos en los que el brillo no fue su virtud.

Piedra filosofal

Está claro que lo que suceda hoy en Granada no va a cambiar la esencia de una logística, de un trabajo táctico, que se sustenta ya como piedra filosofal para lo que resta por venir, la lucha final por el ascenso a la Liga Endesa. Pero sí tiene recursos el conjunto del Zaidín para cuestionar el momento dulce de los vizcaínos. Su técnico, Pablo Pin, quiere volver a poner sobre el tapete la carta física que las lesiones no le permitieron convertir en perenne. En la semana en la que la franquicia nazarí ha cumplido un año de su ascenso a LEB Oro, pretende cerrar la fisura que le llevó a perder en sus dos últimas actuaciones como local.

Hace equilibrio junto al resto de candidatos a los play-off y, llegado el caso, no sería un rival especialmente apetecible. Posiblemente ninguno lo sea, pero este Granada dispondrá con la recuperación de Alo Marín y el fichaje de Xabi Oroz de trece fichas en un roster cargado de especialistas. El 93-68 de Miribilla, aunque sea agua pasada, recuerda a los hombres de negro que los andaluces ya probaron su medicina.

A los hombres de negro les sale competencia

Almazán y Wright emulan a los Agentes J y K del cartel original anunciador de la película 'MIB 2'. La 'intrusión' de los jugadores del Granada se realza además con el brochazo rojo que tratan de darle a la denominación de origen de la franquicia de Miribilla. Este es un anuncio alternativo del choque de esta noche en la pista del Zaidín. En el oficial el lema es 'La fiebre del oro'.