Otro control para pulir detalles

Otro control para pulir detalles

El RETAbet quiere aprovechar los cuatro duelos que restan, hoy contra Melilla, para llegar en las mejores condiciones al play-off

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Quedan cuatro jornadas para acabar la fase regular en la Liga LEB Oro y el RETAbet se las toma como otros tantos controles de calidad antes del examen final, del momento en el que debe obtener la máxima nota; esto es, de unos play-off de ascenso que todo el universo de negro espera que concluyan con el salto de categoría. El primero de estos test para pulir detalles, para alcanzar una mayor precisión sobre la cancha, llega esta tarde en Miribilla (18.00) frente a un Melilla con dos bajas importantes -Txemi Urtasun, su máximo anotador, y Juan Rubio- que corre para no perder su sexta posición en la tabla. Después de cinco victorias consecutivas en su mochila -la mejor racha de esta temporada para los de Alex Mumbrú-, los hombres de negro han recaudado el pase a las series definitivas y quieren aprovechar estos duelos para plantarse en ese tramo decisivo de la mejor manera posible. Ya lo dijo el técnico el viernes: «Soy autocrítico. Quedan cosas por pulir». Y Melilla, Granada, Canoe y Barcelona B son los oponentes con los que los vizcaínos tratarán de minimizan los desajustes.

El técnico catalán dispone de todos sus efectivos - «vamos a tocar madera», bromeó el viernes en la rueda de prensa previa a este compromiso- para medirse a un oponente que aterrizó ayer en Bilbao con tres derrotas seguidas en su debe y que ya cayó contra los hombres de negro en la primera vuelta, en vísperas de Navidad (63-76). Entonces, un espectacular segundo cuarto de los vizcaínos destrozó a los de Alejandro Alcoba, y Lammers ejerció de faro secundado por Salgado en un equipo que es un bloque más que individualidades, se encarga de recordar Mumbrú.

Saltará a la cancha el RETAbet consciente, además, de que debe tumbar al Melilla para mantener esa segunda posición por el triunfo del Oviedo en Valladolid. Es verdad que la medalla de plata, por la configuración este curso de la competición, cuenta con una trascendencia relativa, pero no hay mejor manera de plantarse en el play-off que con un sabroso carrusel de triunfos, aderezado con ese lugar de privilegio. Y esa es la misión que se ha colocado el vestuario del Bilbao Basket en su pizarra, aunque sin perder de vista esa necesaria evolución que desea protagonizar para alcanzar en plenitud de condiciones las series por el ascenso.

El esprint definitivo

Porque ése es el objetivo de esta escuadra, regresar a la ACB. Y pugnará por lograrlo, eso ya es seguro, a partir del 10 de mayo en unas eliminatorias de cuartos de final al mejor de cinco partidos. Mientras que la Final Four se disputará entre el 1 y 2 de junio en una sede aún por determinar. Queda, por tanto, menos de un mes para que arranque ese esprint definitivo en el que el error no está permitido. De ahí que todos los sistemas, todas las estrategias, cada una de las consignas de Mumbrú, deben estar interiorizadas a la perfección, que los jugadores las tengan en su mente como guardan en su memoria el PIN de su teléfono móvil.

Y eso solo se consigue con trabajo, ése que el equipo de negro realiza a destajo en cada sesión de entrenamiento, y ése que se pone en práctica y se calibra en cada encuentro, sobre el parqué. Hoy, por tanto, se asoma al Bilbao Arena el primer control de cuatro para desterrar los fallos en esa senda que el RETAbet espera que se culmine con el premio ya obtenido por el Betis: el salto de categoría.