«En la cancha se te ponía la piel de gallina», reconoce Salgado

Salgado celebra la victoria de los hombres de negro, elevado por Larsen y el resto de compañeros/Ignacio Pérez
Salgado celebra la victoria de los hombres de negro, elevado por Larsen y el resto de compañeros / Ignacio Pérez

El base de Santutxu celebra el pase a la Final Four del RETAbet y confiesa: «Esto es un subidón de la leche»

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Javi Salgado elevado al aire, a hombros de Kevin Larsen. Esa imagen representa la euforia que este miércoles se vivió en el Bilbao Arena con la clasificación de los hombres de negro para la Final Four. El jugador de la casa, el base de Santutxu, reconoció nada más terminar el partido, con un punto de emoción en su voz, que lo vivido anoche en Miribilla, con 9.644 espectadores, no se olvidará en mucho tiempo. «Estaba viendo el ambiente antes del partido, y ya estaba toda la gente cantado. Se te ponía la piel de gallina. El efecto Miribilla, el famoso efecto Miribilla, ha sido así. Es algo increíble», se felicitó el capitán de un RETAbet que tendrá al Melilla como primer rival de una Final Four de la que serán anfitriones el primer fin de semana de junio. De momento, se desconocen horarios, cómo se distribuirán las entradas...

Habían pasado 20 minutos, poco más, y Salgado abandona el vestuario. Sonrisa de trabajo hecho, de alivio por poder continuar en ese camino de regreso a la ACB. El bilbaíno saluda a su mujer, a sus dos hijos, y con un gesto de satisfacción reconoce que está en una nube. «Es un subidón de la leche», aceptó el de Santutxu que, de momento, solo pensaba en reposar unos días. «Lo primero es descansar, un día o dos, por lo menos yo que estoy un poco mayor. Hemos jugado un partido cada dos días y medio, es mucho tralla. Necesitamos descansar, recuperar, preparar la Final Four...». Ahora, destacó el capitán, se trata de configurar la estrategia para superar al Melilla, sustentado por Caleb Agada, más que nada. «Físicamente ya no se trabaja mucho, pero sí tácticamente se pueden hacer muchas variaciones, pero para eso están Álex Mumbrú y Jorge Elorduy», señaló.

Pero regresaba una y otra vez a lo vivido en Miribilla, lo nunca visto en la LEB Oro, y en pocas canchas de la ACB. «Hemos pasado en el quinto, nos gustaría haberlo hecho antes, que fuera más bonito. Pero estamos contentos por la comunión con la grada, con la afición. ¡Ha sido increíble! Y es ambientazo ha sido una previa de lo que podemos vivir en la Final Four». Será en ocho días, contra el Melilla. Por la otra parte del cuadro caminan el Iberojet Palma y el Ourense, el único que resolvió su eliminatoria a las primeras de cambio. «Nos quedan dos finales. Y cada partido va a ser más difícil que el anterior. Los que estamos ahí hemos llegado por algo», comentó. Y aplicó la receta. «Tenemos que seguir en la línea de concentración, todo el mundo unido, todo el mundo junto, y a partir de ahí, podemos conseguir el objetivo».

Más información