El Bilbao Basket es el tercer equipo de la ACB que más público lleva a su pabellón

56.234 espectadores han pasado por Miribilla en siete jornadas de la Liga Endesa, afluencia global que solo superan el Baskonia y el Unicaja

Robert Basic
ROBERT BASIC

El Bilbao Basket es el tercer equipo de la ACB que más público ha llevado a su pabellón en las siete jornadas de la Liga Endesa que le ha tocado jugar como anfitrión. Un total de 56.234 espectadores han pasado por Miribilla, entrada que solo superan el Baskonia (60.077) y el Unicaja (56.575). La marea negra siempre responde y acude a la llamada de su club, que registra una media de 8.033 aficionados por encuentro. Sin contar con los cuatro partidos de anoche, esto le permite colocarse como el sexto conjunto con el mejor porcentaje de ocupación de la competición (80,3%), muy por encima de los baskonistas (54,6%) y los cajistas (62,1%). Las entidades que sobresalen en este apartado son las que tienen aforos de poco más de 5.000 butacas, por lo que los registros de los vizcaínos, con un recinto de 10.000 asientos, adquieren todavía una mayor relevancia.

Al Bilbao Basket solo le queda el choque de este domingo en casa contra el Murcia para cerrar la primera vuelta como local. La hora no es la mejor -ocho de la tarde, con la vuelta al trabajo y al colegio el día siguiente-, pero la franquicia de Miribilla se ha acostumbrado a las programaciones que contravienen sus intereses de dinamizar aún más la asistencia al pabellón. Más si se tiene en cuenta que muchos de los que consumen el baloncesto en Bizkaia son familias con niños, sujetos a unos horarios que suelen chocar contra los adjudicados por las televisiones y la ACB. Aún así, el Surne no deja de llevar gente al 'infierno', donde de momento se ha superado la media de los 8.000 espectadores por encuentro. Una cifra que, por cierto, solo mejoran por muy poco el Baskonia (544 asistentes más) y el Unicaja (49).

No hay que perder de vista que el porcentaje de ocupación es una de las herramientas más precisas a la hora de tomar la temperatura de un pabellón. En este sentido, el 80,3% de Miribilla permite al Surne colocarse por detrás de los 'hogares' del Tenerife (95,3%), Manresa (92,4%), Obradoiro (90,3%), Girona (89%) y Fuenlabrada (83,1%), todos ellos con aforos inferiores a 6.000 asientos. El Santiago Martín, donde juega el Lenovo, supera por poco los 5.000. De ahí que llenar estos recintos sea en principio más sencillo, aunque también atestigua la fidelidad de las aficiones que jamás dejan solos a sus equipos. En el extremo contrario están los pabellones con capacidades por encima de las 10.000 localidades. Aquí se colocaría el Bilbao Arena (10.014), junto con el Príncipe Felipe de Zaragoza (10.744), el Gran Canaria Arena (11.500), el Olímpico de Badalona (12.760), el Martín Carpena (13.000), el Buesa Arena (15.716) y el WiZink Center (17.453) -algunos pueden modificar los aforos en función de los espectáculos que acogen-. Ninguno de ellos, salvo los anfiteatros vitoriano y malagueño, llevan más público a sus gradas que la casa del Surne.

Apoyo contra el Murcia

Casi todos los equipos han jugado siete partidos como anfitriones, menos Barcelona y Valencia, que contabilizan seis cada uno, y Obradoiro y Murcia, que se han ido hasta ocho. De ahí que no habría cambios significativos en cuanto al número de aficionados totales respecto a los registrados por el Bilbao Basket. El tercer puesto es de Miribilla, que necesita su marea esta noche para meter presión al UCAM y conseguir la octava victoria de la temporada. Cerrar el choque con un triunfo daría la tranquilidad definitiva a los vizcaínos, que luego se medirán fuera al Girona y el Barcelona. Asegurar la permanencia es el único objetivo anotado de momento en la agenda de los responsables del Surne.

El equipo agradecería una buena entrada contra la tropa de Sito Alonso, que vendrá a jugar después de haberlo ganado el viernes al Tenerife. El Bilbao Basket registró la mejor afluencia de la temporada -y la mayor desde noviembre de 2019- la semana pasada contra el Real Madrid, cuando congregó a 9.972 espectadores. El derbi ante el Baskonia convocó a 9.127 fieles y en el tercer lugar se sitúan los 8.221 que se acercaron al 'infierno' para ver la victoria contra el Gran Canaria. Justo lo que necesita ahora el Surne, el aliento de la marea para empezar a ganar desde la grada.