Miembros del consejo informan a los accionistas en la junta celebrada en diciembre de 2021. / jordi alemany

El Bilbao Basket planteará una ampliación de capital de 400.000 euros en la junta del 22 de diciembre

La franquicia de Miribilla convoca a sus accionistas el día de la lotería para rendir cuentas y tratar de ganar músculo económico

Robert Basic
ROBERT BASIC Bilbao

El consejo de administración del Bilbao Basket ha fijado para el próximo 22 de diciembre su cita anual con los accionistas, en la que propondrá una ampliación de capital de 400.000 euros con el objetivo de fortalecer su músculo financiero y paliar de esta forma el impacto de la pandemia en las arcas del club. En el caso de que no hubiera quórum, la asamblea se celebraría al día siguiente, con el claro objetivo de reforzar los cimientos de la entidad y «ultimar el reequilibrio patrimonial de la entidad emprendido hace cinco años», de acuerdo con el informe emitido por la franquicia de Miribilla. Un informe que, además, cuantifica en 219.227 euros las pérdidas derivadas de la disminución de la venta de entradas, patrocinadores, merchandising y salida de abonados. Por todo ello, la institución pedirá blindar la caja con una aportación extra de liquidez.

Los dirigentes del Surne han configurado un orden del día compuesto por siete puntos. Se rendirán las cuentas relativas al ejercicio pasado y se someterán a la aprobación de los accionistas, al igual que las relativas al ejercicio en curso. También se abordará la gestión social, pero lo más significativo es el paso dado para acometer una nueva ampliación de capital, después de hacerlo también en 2020. Entonces fueron suscritas acciones por valor de 428.283 euros, y ahora se busca alcanzar una cifra similar. Concretamente, el club fija el importe deseado en "400.004 euros, desde la cifra de 1.021.338,00 euros hasta la de 1.421.342,50 euros, mediante la emisión de 34.783 acciones con un valor nominal de 11,50 euros". Todo con el objetivo de consolidar la situación patrimonial de una institución que lleva años intentando sanear su economía, enfocada en acabar con una deuda que no hace tanto llegó a amenazar la existencia de la entidad.

"La restricción de ingresos en el período pandémico -se reitera en el informe- obliga a que la entidad tenga que reestructurar su deuda financiera y concertar, como nuevas financiaciones, líneas surgidas de las medidas de apoyo gubernamental lanzadas con ocasión de este nuevo contexto económico. Este incremento de financiación ajena obliga a la ejecución de una ampliación de capital que reequilibre el ratio entre recursos propios y ajenos y constituya una garantía para los financiadores de la implicación activa de los accionistas de la entidad en la marcha económica de la misma en esta última fase de consolidación económica de un proyecto ampliamente consolidado en sus vertientes deportiva y social". Dentro de menos de un mes, el Bilbao Basket conocerá el veredicto de los accionistas y, en caso de ser favorable, comenzará con el proceso de la ampliación del capital.