Sulejmanovic, a la izquierda, se ha recuperado de su recaída de la lesión en el tobillo. / prensa 2

El Bilbao Basket lucha contra

Aún sin sus tres internacionales, el Surne se recompone tras enviar a la enfermería a más jugadores y recurrir al filial para poder entrenar

J. F. CACHORRO

El Bilbao Basket intenta volver poco a poco a la normalidad después de pasar varios días complicados por el golpe de nuevas lesiones y la ausencia de sus tres internacionales, que compiten con sus selecciones en las ventanas FIFA de clasificación para el Mundial. Desde el club esperan que la mayoría de la plantilla participe en los entrenamientos antes de recibir el domingo (12.30 horas) a un Fuenlabrada en clara racha ascendente tras conseguir tres victorias en los últimos cuatro duelos.

Durante la semana pasada se acumularon los problemas en un Surne que se preparaba ya sin los suecos Ludde Hakanson y Denzel Andersson y el malagueño Francis Alonso, convocados por sus respectivas selecciones. El equipo técnico liderado por Jaume Ponsarnau tuvo que recurrir a seis jugadores del filial de la Liga EBA para contar con hombres suficientes para completar las sesiones de entrenamiento. No pudieron prepararse junto al resto del grupo durante toda la semana ni Emir Sulejmanovic, aún convaleciente de su lesión en el tobillo izquierdo, ni Álex Reyes, también apartado por la misma causa. También faltó durante tres días el joven base Agustín Ubal por otro esguince en la misma articulación.

Aunque Reyes logró restablecerse, el ala-pívot se mantiene fuera del equipo, esta vez por un virus estomacal. Las buenas noticias han llegado con el regreso a los entrenamientos de Sulejmanovic y Ubal. Pese a todos estos inconvenientes, el director deportivo del Bilbao Basket, Rafa Pueyo, mira con optimismo a corto plazo y afirma que «nos queda toda la semana para entrenar bien y estamos recuperando gente. Para el domingo esperamos estar casi todos». Desde el miércoles podrán entrenarse con los demás hombres de negro los tres internacionales, que vuelven mañana a Bilbao y no han tenido que viajar desde largas distancias. Hakanson y Andersson vienen desde Estocolmo y Alonso desde Sevilla, donde ha estado concentrado con España para el partido contra Países Bajos en Huelva.

Radicevic se ejercita solo

Sin embargo, Ponsarnau todavía echará de menos a Nikola Radicevic, aún con problemas de movilidad también por una lesión en el tobillo como consecuencia de una mala caída en el partido disputado en la cancha del Granada el 15 de octubre, donde el Surne sufrió su primera derrota en la Liga. El base serbio realiza ahora trabajo individual para recobrar su mejor estado físico, pero continúa fuera de los entrenamientos con sus compañeros. Se le ha echado en falta en los últimos partidos porque con su juego y ritmo trasladaban calma y orden al equipo en momentos complicados. Además, su ausencia en los últimos encuentros ha cargado de trabajo a Hakanson en la dirección ofensiva, una labor a la que ha debido sumarse el escolta Adam Smith. Todo ello ha repercutido en el balance en ataque de un conjunto con la rotación de su línea exterior muy recortada, a la que Ubal se incorporó recientemente.