El Bilbao Basket inicia un excitante camino sin retorno

Mumbrú participa en la piña junto a sus jugadores durante un entrenamiento en Miribilla./Jordi Alemany
Mumbrú participa en la piña junto a sus jugadores durante un entrenamiento en Miribilla. / Jordi Alemany

La visita del Palencia a Miribilla testa este domingo la capacidad del RETAbet en su hoja de ruta para llegar a los play-off en un estado óptimo

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Satisfecho, que no colmado. Un entrenador nunca lo puede estar por completo. Pero Álex Mumbrú ha hecho que su discurso pausado cale. Sabe lo que se cuece entre bambalinas y aunque sea su primera experiencia como entrenador no quiere dejar las cinchas muy sueltas, no vaya a ser que la situación se escape a su control. Defiende que haya que pasar sufrimiento hasta con los colistas, «porque se juegan mucho y tienen una gran presión para salir de ahí». Suele acompañar a este pensamiento que en una situación idéntica se vieron los hombres de negro el pasado curso y las consecuencias saltan a la vista.

Habla en clave de futuro inmediato, de un Palencia que no regalará nada mañana en Bilbao. Pero repesca información del pasado, de una primera vuelta en la que los chocolateros se impusieron a los vizcaínos. «No olvidamos que nos ganó, aunque nos recuperáramos y perdiéramos solo de siete se nos escaparon en el primer cuarto y aquello pesó». Y avanza que las conexiones con aquella cita se difuminan. «Nosotros mantenemos nuestra filosofía y ellos han variado de entrenador. Ahora con Carles (Marco) están más controlados, encajan doce puntos menos, juegan con más pausa y control, más organizados. Y han incorporado a un pívot de 2,16 (Veljkovic) y a un exjugador ACB en Manresa como Aranitovic. Todo eso es cambiar mucho».

Queda poco más de un mes para los play-off y el foco de Mumbrú está en que sus jugadores lleguen en el mejor estado físico y mental del curso a esa gran hora de la verdad. Tiene el RETAbet un colchón de dos victorias a falta de seis partidos para defender su condición de cabeza de serie que se premia con el factor cancha favorable en la serie de cinco encuentros. Ese camino por recorrer incluye, para el técnico barcelonés, «defender bien, no perder las rentas cuando las conseguimos y disfrutar de Miribilla después de que nos costó mucho al principio».

Volcado en la visita del Palencia Chocolates Trapa, los matices marcan la preparación del choque. «Son un equipo con excelentes tiradores. Los bases juegan para ellos. Los pívots provocan situaciones y espacios para sus compañeros, salvo Urko Otegi que se genera él mismo sus puntos y tiros». Y además de la puntería de Hermanson se fija en el otro americano, el escolta Vasturia. «Es de los Tops de la liga, determinante. Les hace jugar y anota de todas las maneras, de tres, penetrando, en pick and roll». No suelta, lógicamente, prenda sobre cómo se le intentará parar, pero lanza el mensaje a sus jugadores. «La defensa no es de uno contra uno sino cosa de los cinco que están en pista».

Las claves

El dato:
6 victorias en ocho partidos es el balance del Palencia con Carles Marco como entrenador desde que sustituyó a Alejandro Martínez.

La ocasión le permitirá reencontrarse «con un amigo». Un Carles Marco que formaba parte del equipo técnico de Sergio Scariolo cuando fue reclutado por la franquicia palentina. Antes, como entrenador jefe, había guiado al Oviedo con Javi Rodríguez como asistente. «Hemos compartido muchos momentos en vestuarios y tenemos una filosofía similar porque hemos tenido prácticamente los mismos entrenadores».

Sobre los cambios de rumbo que van llevando al RETAbet por una senda fiable, eficaz y ganadora, Álex Mumbrú se queda con, por ejemplo, lo que pasó en Cáceres. «Sin hacer un buen partido, ganamos. Que eso suceda es importante». También valoró que su grupo supo sacudirse la incomodidad de «un rival sobreexcitado y con un nivel inicial de acierto altísimo que no podía mantener». Son equipos, muchos de ellos, que buscan «la heroica» y apeló además a la inteligencia de sus jugadores para evitar que «haya cosas que nos despisten». Una forma velada de referirse a unos arbitrajes incoherentes. «Es un apartado que no podemos controlar, así que llegado el caso lo que hay que hacer es jugar al mismo nivel de contacto y estar preparados por si sale un partido duro».

Y el average, por si acaso

La temporada entra en su camino sin retorno. La satisfacción de la que hace gala también tiene que ver con el recorrido completado hasta ahora. «Si empezáramos la competición de nuevo firmaríamos esta posición. No hay que fijarse solo en el play-off, sino en cada partido y es lo que estamos haciendo».

El Palencia se conectó en modo infalible con la llegada de Carles Marco. Cinco victorias seguidas, más la de la pasada jornada, agónica (por un punto) ante el Prat, y derrotas que entran en lo asumible frente a Betis y Palma. Al Bilbao Basket le ganó por siete puntos en la primera vuelta y no estaría de más recuperar el average junto a la victoria. Nunca se sabe cuánto equipaje se va a necesitar en un viaje así.

La derrota del Oviedo deja libre la segunda plaza

Buenas noticias para los hombres de negro en los partidos adelantados a la jornada de ayer. Uno era el que más le interesaba, el que disputaban en Huesca el conjunto aragonés y el Oviedo. Los asturianos comenzaban la jornada compartiendo el segundo puesto con el RETAbet... y lo siguen haciendo ya que perdieron por 68-66 en un duelo extraño, con altibajos, en el que dejaron su opción de reacción para demasiado tarde.

Les mató la capacidad anotadora, reboteadora e intimidadora de Nurger en la pintura. El gigante, con 16 puntos y 13 capturas, empequeñeció a los de Javi Rodríguez. Con parciales de 15-23, 15-8 y 21-11, sus vaivenes parecían haber hecho mella. Pero los de Pumarín se apretaron los machos y se fueron a por el partido. Una tacada de 17-24 resultó insuficiente. Si el RETAbet gana mañana será segundo en solitario. Además, Lleida ganó a Castellò (88-82), Coruña a Barça B (58-49) y Valladolid a Canoe (96-79).