Francis Alonso, durante un partido con el Unicaja. / FIBA

Francis Alonso ya es del Bilbao Basket

El escolta de 26 años recala en el Surne después de que el Unicaja no le incluyera en el derecho al tanteo

Robert Basic
ROBERT BASIC

La llegada de Francis Alonso al Bilbao Basket ya es un hecho. Tal y como adelantó este periódico, el escolta de 26 años recala en el Surne procedente del Unicaja después de que la franquicia andaluza no le incluyera en el derecho al tanteo, motivo que empujó al malagueño a buscar nuevos desafíos lejos de su tierra. Alonso ha firmado un contrato de 1+1, es decir, una temporada con opción a otra adicional en función de su desempeño en Miribilla.

El francotirador andaluz llevaba semanas en la agenda de los hombres de negro, con su foto grapada en la hoja de prioridades. Con su llegada, el Surne ya tiene completados los puestos de uno –Hakanson y Radicevic– y dos –Goudelock, Rigo y el propio Alonso–, mientras que en el tres está Álex Reyes y se le podría unir Xabi Rabaseda, quien espera resolver su situación con el Burgos. Este último está en conversaciones con el club y pinta bien.

Francis Alonso ha jugado las dos últimas temporadas en el Unicaja y en la 2019-2020 defendió los colores del Fuenlabrada. Destaca sobre todo por su tiro, con excelentes porcentajes en triples. El año pasado, el más flojo en cuanto a su participación y números, hizo un 42,5% desde la línea mágica, registro calcado al del curso anterior. Lo que necesita son horas de juego, confianza y sentirse importante, algo que le garantiza el Surne y que, de todos modos, deberá ganarse con su baloncesto. En la campaña que acaba de terminar, el malagueño ha promediado 6 puntos, 1,3 rebotes y 1 asistencia, todo ello en poco más de 15 minutos por encuentro. Pocos dudan de que en Bilbao mejorará estos registros porque está capacitado para ello.

Hecho en EE UU

El escolta malagueño estuvo en las categorías inferiores del Unicaja y también en sus equipos afiliados, pero en 2014 dio el salto –educativo– a Estados Unidos. Empezó en el Cuching Academy, en la localidad de Ashburnham (Massachusetts), y luego pasó cuatro años en la Universidad de Carolina del Norte, donde jugó con los Greensboro Spartans. Con ellos promedió 15,3 puntos y un 40,7% en triples. Al acabar, Alonso estuvo en la liga de verano en Las Vegas con los Charlotte Hornets –en 2019– y ese mismo año desanduvo el camino para regresar a España y enrolarse en el Fuenlabrada. Debutó así en la ACB y acabó el curso en el Liberbank Oviedo, en la LEB Oro, con el que disputó tres encuentros y registró una media de 21,3 puntos por choque.

Tras estas experiencias, Alonso regresó a su casa y compitió con el Unicaja en la ACB y también en la Eurocup y la Basketball Champions League (BCL), torneo al que regresará a los mandos de Jaume Ponsarnau. Se enfrentó la última vez al Surne el pasado 30 de marzo, cuando hizo 14 puntos con un tres de cinco en triples. Ganaron los andaluces (91-75). Cuatro meses después, el escolta cambia de color, deja el verde y se convierte en el nuevo hombre de negro.