La presidenta Isabel Iturbe y Olatz Sarasola, responsable del marketing, en la presentación de la campaña. / e. c.

El Bilbao Basket quiere «pescar» abonados con cuotas congeladas para que la marea «siga subiendo»

El club mantiene los precios de la pasada temporada y realizará devoluciones a socios de las campañas de la pandemia y la LEB Oro

Robert Basic
ROBERT BASIC Bilbao

El Bilbao Basket quiere que todo el mundo se suba al carro de los hombres de negro. Con dos competiciones en la temporada 2022-2023, la ACB y la Basketball Champions League (BCL), el atractivo del equipo y del pabellón aumenta y los responsables de la franquicia de Miribilla pretenden fortalecer su músculo social, dotarlo de más vigor y decibelios. Algunos pasajeros se han quedado por el camino debido a la pandemia y la crisis económica y recuperarles es el gran reto del club, que ha presentado este jueves su campaña de abonos basada en el sentimiento y muchas ventajas financieras. 'Marea Gora' es el eslogan elegido de cara a la nueva campaña que ha sido concretada por la presidenta Isabel Iturbe y Olatz Sarasola, responsable del marketing. «Queremos pescar a los que se bajaron del barco», ha subrayado Sarasola en referencia a los aficionados que no han podido conservar su asiento en el Bilbao Arena. Para ello, entre otras medidas, la entidad vizcaína ha decidido mantener los precios de la pasada temporada -van desde los 152 hasta los 565 euros- y vertebrar una serie de ofertas que invitan a hacerse con el carnet de los hombres de negro.

«El club mantiene sus precios para que la marea negra siga subiendo», ha manifestado Iturbe, quien se ha felicitado porque Miribilla arrancará el nuevo curso al «cien por cien de su capacidad». Las restricciones sanitarias hicieron daño en el pasado y ahora toca mirar al futuro, llenar el pabellón y apoyar a un equipo renovado, al que solo falta un jugador para ser completo. «Queremos recuperar a todos nuestros accionistas y abonados que se han ido descolgado en estos últimos años y por supuesto llegar a nuevos socios. Afrontamos el mes de septiembre con muchísima ilusión», ha preciado la presidenta, quien ha articulado además una serie de medidas pensadas para recompensar a los que se quedaron y atraer a los que se fueron. En este sentido, al margen de la congelación del abono, el Surne ha precisado que los aficionados que conservaron su carnet en el pasado curso «disfrutarán de su segundo con descuento» -corresponde al segundo tramo de devoluciones del abono pagado y no disfrutado en la temporada sin público-, mientras que los que apoyaron al equipo en la LEB Oro (2018-2019) dispondrán de un descuento extra por el IVA repercutido.

Para todos los bolsillos

Antes de la explicación de la campaña, el club ha proyectado un vídeo en el que se han querido reflejar las ganas de 'pescar' a los abonados. En la ría, al lado del puente de San Antón, el actor Chema Trujillo caracterizado como pescador y en compañía de la mascota Armi echaba la caña por si picaba algo. Empezaba a sacar una bufanda del Bilbao Basket, una camiseta y al final un aficionado. «¿Hemos pescado algo más?». ¿No me preocupa. Tenemos a la marea negra«, conversaban mientras tanto los 'espectadores' Rafa Pueyo, director deportivo, y Javi Salgado, segundo técnico. Un par de cameos con los que el club ha querido potenciar la captación de los nuevos dueños del carnet. Algo mucho más que un salvoconducto hacia las entrañas de Miribilla, porque supone la adhesión a un nuevo proyecto que precisa de su gente para seguir creciendo.

Con los mismos precios del año pasado, los accionistas y abonados pueden disfrutar del Bilbao Basket desde los 152 euros anuales, el carnet adulto más barato, hasta los 565. Pero existen muchos más paquetes ofertados por el club. Existen abonos infantiles de 86 euros, los diseñados exclusivamente para los jóvenes de entre 16 y 25 años que valen 160, Txikiabonos de 10 -es para los niños menores de cuatro años- y también 'packs' familiares. Por ejemplo: si los dos padres o tutores legales son abonados, los menores de 12 años entrarán gratis. Además, los desempleados y los jubilados podrán disfrutar del mejor basket nacional e internacional por 160. Y otro detalle: los que pagaron su carnet durante la pandemia y no pudieron ir a los partidos, que se celebraban a puerta cerrada, no tendrán que abonar nada para asistir a los encuentros de la Basketball Champions League. Para el resto se confeccionará una propuesta en forma de un bloque de tres duelos de la fase de grupos adaptada a todos los bolsillos.