El RETAbet gana al Barça B en un partido de trámite

Mumbrú dirige a los suyos desde el banquillo./Luis Ángel Gómez
Mumbrú dirige a los suyos desde el banquillo. / Luis Ángel Gómez

Los de Mumbrú se toman el intrascendente duelo frente al Barça B como un examen para el play-off y suma un triunfo con valor anímico

Igor Barcia
IGOR BARCIA

Se trataba de mantener el impulso y la tensión hasta el final. Por mucho que el duelo frente al filial del Barcelona -ya descendido- fuera un trámite y que el RETAbet acudiera a la Ciudad Condal segundo y a la espera de rival para el play-off, Álex Mumbrú no quería que sus jugadores se relajaran. «La mejor manera de afrontar la eliminatoria es hacer un buen partido en Barcelona, como si fuera uno más», remarcó el técnico la víspera. Y el RETAbet cumplió con una victoria de oficio ante un filial con tanta calidad como inexperiencia. Supo aprovechar los momentos adecuados para dar la vuelta al partido, ponerlo en franquicia, sufrir cuando el Barça B apretó en el cuarto final y sentenciar cuando a los azulgrana les pudo la ansiedad de ver la victoria al alcance. Un 76-84 final en un encuentro intrascendente en la clasificación, pero que reafirma al Bilbao Basket para afrontar la hora de la verdad.

El encuentro frente al Barça B tenía todos los ingredientes para que el RETAbet pudiera desdibujarse. La falta de alicientes, un escenario frío como el de la Ciutat Esportiva Joan Gamper, con 100 personas en la única grada... Y pareció afectar en el arranque, puesto que el filial fue quien se manejó mucho mejor ante esa frialdad que pareció maniatar a los hombres de negro -anoche de blanco-. Un 9-2 de salida sirvió para que el Bilbao Basket despertara y entrara de nuevo en el partido. El primer cuarto se movió en una maraña de desaciertos ofensivos que se saldó con un paupérrimo 11-12, que al menos dejaba a los de Mumbrú en el punto de partida.

76 Barcelona B

David Font (5), Bolmaro (7), Martínez (21), Fernández (8) y Diagne (6) -cinco inicial-; Esteban, Figueras (2), Font (20), Zicic (2), Ray (5).

84 RETAbet

Schreiner (2), Brown (2), Matulionis (2), Demetrio (13) y Larsen (6) -cinco inicial-; Rigo (12), Cruz (12), Salgado (8), Martínez (15), Huertas (3), Lammers (9).

Parciales:
11-12, 21-29 (32-41), 22-25 (54-66) y 22-18 (76-84).
Árbitros:
De Lucas, López e Iglesias. Eliminaron por faltas personales a Diagne y Matulionis.
Incidencias:
100 personas acudieron al duelo ante el Barcelona B.

El segundo cuarto fue totalmente diferente. De la escasez ofensiva se pasó a un intercambio de canastas que a priori no es lo que más le agrad a al Bilbao Basket, acostumbrado a ganar desde la contundencia defensiva. Pero el segundo cuarto permitió a los hombres de negro ampliar ventajas en el marcador. Dos triples de Salgado marcaron las primeras diferencias (12-18), con un tiempo muerto solicitado por Diego Ocampo (18-24) al ver que las cosas no funcionaban para los jóvenes azulgranas.

Sin embargo, pocas cosas cambiaron hasta el final del segundo cuarto, que se cerró con un 32-41 que ponía la entonces máxima diferencia en el marcador para el RETAbet.

La vuelta de vestuarios sentó bien a los de Mumbrú, que mantuvieron el pie en el acelerador con el fin de sentenciar cuanto antes el encuentro. Con una buena labor defensiva apoyada en Lammers y Cruz, y un buen rendimiento de hombres como Edu Martínez, Demetrio y Rigo, el Bilbao Basket se marchó hasta un 39-52 a falta de 5.55 para el final del tercer cuarto que podía resultar suficiente para vivir un final de encuentro plácido.

Lo que sucede es que el Barça B es, como buen filial, un equipo de momentos. Y volvió a encontrar su ritmo en el tramo final de este cuarto, cuando recortó diferencias en un visto y no visto. Del 46-59 se pasó a un 54-60 con el tiempo cumplido que dejaba el partido en el aire, de forma inesperada.

Apoyado en la gran labor de tres jugadores -Martínez y Font se encargaron de los puntos y Bolmaro de las asistencias y de crear juego-, el Barça B volvió a creer en la victoria mientras al Bilbao Basket se le hacía el partido largo. Y además se encontró en una situación compleja, la de reaccionar para frenar a un rival al que tenía dominado y había dejado crecer en el tramo decisivo del encuentro. Pero el RETAbet solventó la situación con nota. De ese 70-71 a 4.32 mantuvo el tipo y gracias al buen hacer de Edu Martínez sofocó el atisbo de incendio con una victoria con una importante carga anímica. El Palencia espera.