Bilbao Basket-Liberbank Oviedo | Domingo, 18H

«Arrancamos la segunda vuelta con las mismas ganas e ilusión»

Álex Mumbrú dirige a su equipo durante un partido./
Álex Mumbrú dirige a su equipo durante un partido.

Álex Mumbrú cree que el choque ante el Oviedo «se decidirá al final» y espera un buen resultado para seguir presionando al líder Betis

J. A. PÉREZ CAPETILLOBilbao

Álex Mumbrú prevé el arranque de la segunda vuelta con un partido muy igualado este domingo (18 horas, en Miribilla) ante el Liberbank Oviedo. De esos choques imprevisibles, como casi todos los de la Liga LEB en la que cualquiera puede imponerse a cualquiera. Los hombres de negro buscarán su decimotercer triunfo para que el líder Betis sienta presión y que perciba que alguien les sigue.

Y esos esperan ser los jugadores del RETAbet Bilbao Basket. «El Betis está a tres victorias con un juego muy bueno. Es el equipo a batir y va a ser complicado poderles coger. Están a buen nivel y en un estado de forma increíble. Pero nosotros tenemos que seguir pensando en lo nuestro y sumar victorias», expresó Mumbrú antes de la sesión de vídeo y del entrenamiento matinal en La Casilla. Ahí trasladó que, tras una primera mitad liguera con cinco derrotas, «es atrevido decir que el equipo es irregular. No tiene nada que ver lo que éramos hace dos meses y lo que somos ahora. Hacemos un buen trabajo y podíamos estar con un par de victorias más o con dos menos. Cuando llevas 17 jornadas estás en la posición que mereces», valoró, recordando que su conjunto es «inexperto» con solo dos jugadores que conocían la categoría. «Se acabó la primera vuelta y empezamos la segunda con las mismas ganas e ilusión», advirtió. Y aventuró para este domingo un choque que «se decidirá al final, y no en los primeros minutos. El Oviedo es un buen equipo y bien entrenado, aunque cargado por las lesiones. Y, todavía así, está compitiendo», remarcó.

El siguiente contrario en el Bilbao Arena, además, es peligroso porque un tropiezo como el que padeció hace una semana ante el colista Prat «es como un arma de doble filo, porque viene de esa derrota que no entraba en sus cálculos». También se le cuestionó por la figura de Óliver Arteaga, ante quienes se medirán sus hombres altos. «Está en un gran momento y decidiendo partidos. Está en velocidad de crucero y es un jugador muy importante para ellos. Le van a buscar. Y tenemos que defenderlo entre todos», lanzó, para reforzar que esa tarea no va a ser solo cosa de los pívots. Satisfecho porque «hemos entrenado bien. Aunque el lunes y el martes nos costó más porque después de una derrota cuesta más entrenar. Es importante que el equipo sepa sufrir y tenga el poso de saber qué hacer en los finales». Justo tras la derrota ante el filial del Barcelona estimó que de esos desenlaces inesperados se aprende, y ya ha interiorizado con su plantilla los errores que cometieron, o imponderables que ocurren como el enorme acierto del adversario. Como ocurrió el pasado viernes. «El principio de aquel partido ante el Barcelona es más por mérito del rival. Nos metieron otro triple a tablero. Recibimos uno por partido. Muchos equipos vienen a Miribilla a reivindicarse. Por eso, hay que estar preparados y no nos pueden sorprender. Tenemos un equipo largo y tratamos de hacer rotaciones. Por eso no me gusta llegar al final tomando malas decisiones».

Una vez más, Álex Mumbrú pensó en la afición que nunca le decepciona. «Es increíble que haya más de ocho mil personas. Que nos sigan haciendo parciales el resto de equipos que vienen tan motivados si llenamos con ocho mil aficionados cada día. Lo más sorprendente es que cada vez vienen más. Jugamos para que estén felices con el equipo que tienen». El entrenador de los hombres de negro piensa al cien por cien en la Liga, y olvidó la próxima final de Copa de febrero «en cuanto nos metimos en ella, porque hay un mes de Liga por delante. La televisión será la que decida la fecha del partido y esperamos que se diga lo antes posible por los aficionados».

 

Fotos

Vídeos