Borrar
Reyes toca un libro que cuelga del techo de la 'Librería Cámara'. Jordi Alemany
Fuera de la zona (III)

El alero psicólogo del Bilbao Basket que estudia Magisterio y devora literatura fantástica

El alero del Bilbao Basket devora literatura fantástica y cada vez consume más novela negra, un jugador graduado en Psicología y ahora estudiante de Magisterio de Primaria que vive entre el basket y los mundos imaginarios de los libros

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 7 de marzo 2023

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Llegó antes de la hora y ya tenía dos libros elegidos, colocados cuidadosamente en el mostrador: 'El imperio final' de Brandon Sanderson y 'Guerra Mundial Z' de Max Brooks. «Este -en referencia al último- es mucho mejor que la película», se le oye a Javier, dueño de la 'Librería Cámara', un oasis del saber que ha pasado de generación en generación. Intercambiaba impresiones con Álex Reyes. El alero del Bilbao Basket llama la atención con su 2'02 moviéndose entre estanterías entre curioso y metódico, encantado de hablar con todo el mundo de textos, géneros, autores, clásicos y obras que están por venir. «Me apasiona leer. Es una actividad que debe promoverse desde pequeños», aconseja este hombre de negro que más allá de su habilidad con el balón naranja invierte horas en explorar otros mundos. «Soy amante de la literatura fantástica, de ciencia ficción y fantasía. Últimamente me gusta la novela negra, policíaca», explica mientras abre un interesante capítulo de su vida alejado del basket.

Reyes vino al mundo con un libro bajo el brazo. Se lo pusieron ahí sus padres, lectores voraces. «En mi casa siempre se ha promovido la lectura», dice el hijo de Miguel Ángel Reyes, quien jugó 16 temporadas en la ACB. Todo el mundo sabía cuál era el regalo perfecto para el chaval, atrapado por las historias fantásticas, quien descubrió pronto la magia de J. K. Rowling. «Con 10 o 12 años, un libro de Harry Potter no me duraba ni una semana. ¡Me lo devoraba! Esto funciona por imitación. Si tus padres cogen un libro, tú también vas a coger un libro; si ven la tele, tú también vas a ver la tele. Los míos leían».

Empezó a jugar al basket con «ocho-nueve años» en el Colegio Lourdes de Valladolid, donde empezó todo, consciente desde bien pronto quién era su padre. Jamás hubo presión para que siguiera su camino, solo pasión compartida. El balón naranja le eligió a Reyes. Lo llevó a Lugo, Logroño, Alicante, Valladolid, Bilbao y ahora hasta la selección, siempre con uno o varios libros en la maleta. «Me viene bien lo del 'modo avión' para dejar el móvil y disfrutar de la lectura», suelta entre risas. Dice que sus autores preferidos son «Tolkien, Patrick Rothfuss -no es muy conocido pero recomiendo su trilogía 'El nombre del viento'- y J. K. Rowling». También ha devorado el 'Juego de Tronos', de George R.R. Martin, un mundo fantástico que no quería perderse.

Estudios y más estudios

Dice Reyes que en la plantilla hay muchos jugadores 'lectores'. Con el que más habla de ello es con el capitán, Xavi Rabaseda, su compañero de habitación. «También Sule (Emir Sulejmanovic) lee mucho. Casi a todo el mundo le he visto con un libro entre manos». Con 29 años, el cacereño limita el uso de las redes sociales. Las tiene y las emplea, «aunque no me involucro. Me gusta saber lo que pasa, pero mi vida privada es mía. No me hace falta compartirla con el resto de la gente. Instagram es para el ámbito deportivo». Fotos y vídeos de canastas y mates. La lectura gana a Internet. «Es algo que te permite aprender y divertirte». Desvela que tiene hecha la carrera de Psicología. No contento con ello, cursa «Magisterio de Primaria Bilingüe» porque también sacó el C1 de inglés.

La novia de Reyes es profesora en Galicia. «Trabaja con niños que tienen ciertas necesidades especiales. Me ha comentado que es una carrera muy bonita. Educar a niños es precioso y creo que puedo compaginar estos estudios con el baloncesto. Los deportistas tenemos la suerte de disponer de horas libres y qué menos que aprovecharlas». Confiesa que alguna vez ha puesto en marcha sus habilidades de psicólogo para conversar con sus compañeros, sobre todo con los más jóvenes. En Bilbao lo ha hecho con «Agustín Ubal e Ignacio Rosa. Ayuda que alguien te explique las cosas y te ponga en perspectiva. Ellos no juegan muchos minutos y es una situación complicada, a pesar de que entrenan de maravilla. Hablamos para que se abstraigan del basket, vamos a comer, a desayunar, a los museos...».

Cuando no entrena y los libros están en la mesilla, Reyes suele ir con Ludde Hakanson a un campo de golf. «Me gusta mucho. Es algo totalmente opuesto al baloncesto, su antítesis. Es calma absoluta, cero ruido. Te tomas el tiempo que necesitas para jugar. Eso sí, soy profesional e invierto muchísimas horas en el basket». Un deporte en el que tenía dos ídolos: José Manuel Calderón y Fernando San Emeterio. «Llevo el número 8 por él», dice en alusión al extremeño, mientras que el cántabro fue su referencia por compartir el puesto de alero. Confiesa que «Pau Gasol y Rafa Nadal» son otros dos espejos en los que se mira.

Del techo de la 'Librería Cámara' cuelgan muchas obras. Javier le reta que alcance alguna. Lo hace. Y luego se va donde Saray, que trabaja allí. Le da un título: «'Hamnet', de Maggie O'Farrell». La chica asiente en señal de aprobación, va hacia una de las estanterías, lo saca y se lo da. «Mi padre me lo acaba de recomendar», apunta Reyes. Tradición familiar de leer.

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios