Mucho rival para un equipo aún en construcción

Lucio Redivo volvió a exhibir su capacidad anotadora y terminó el partido con 24 puntos. /Fernando Gómez
Lucio Redivo volvió a exhibir su capacidad anotadora y terminó el partido con 24 puntos. / Fernando Gómez

El RETAbet cae ante el Hapoel, campeón israelí, en el último amistoso antes de la Liga

JUANMA MALLO

El RETAbet evidenció ayer, en su último partido antes del comienzo de la campaña, que aún está en construcción. Con siete caras nuevas, la mayoría sin experiencia en la Liga Endesa, el Bilbao Basket vive en ese punto de engarzar sus piezas, de amoldarse a los nuevos sistemas, de conocerse. Cayó en la presentación ante su publico frente al Hapoel de Jerusalén de Katsikaris, un rival más curtido, aunque estos encuentros son precisamente para eso: para probar, analizar el camino que queda por recorrer, qué puntos afianzar y los aspectos negativos a enterrar. Fue demasiado rival el cuadro israelí, es cierto, pero es normal que a estas alturas, con poco más de un mes de calentamiento, los hombres de negro tengan trabajo por delante.

88 RETAbet

Tabu (5), Todorovic (13), Tomàs (8), Mumbrú (8) y Kempton (8) -equipo inicial-; Fischer (7), Redivo (24), Vucetic (10), Hammink (4), Hervelle, Salgado, Gladness, Mendia (1), Mendikote.

96 Hapoel

Ohayon (6), Jerrels (9), Dyson (14), Eliyahu (8) y Howell (15) -equipo inicial-; Timor (11), Omic (13), Halperin (7), Daye (8), Mayor (5), Moskovitz.

Parciales
17-23, 18-21 (35-44), 18-23 (53-67), 35-29 (88-96).
Árbitros
García González, Manuel y Sacristán. Eliminaron a Daye.
Incidencias
Unos 2.000 espectadores en La Casilla. Partido de presentación del Bilbao Basket en un amistoso a favor de Vastes.org

Apenas restan ocho días para que arranque de forma oficial el segundo proyecto de Carles Duran. Lo hará el sábado 30, en Fuenlabrada. Pero ayer el RETAbet culminaba su carrera para ponerse a punto, para engrasar los movimientos, para afinar las jugadas, con esas siete novedades, incluido el recién llegado Gladness, un pívot que nada más salir ofreció una muestra de su capacidad: tapón y rebote. En una jornada para repartir minutos, era la primera vez que la afición veía a este fichaje de última hora, igual que al resto de sus compañeros, en un duelo disputado en la cuna del Bilbao Basket, La Casilla, que acogió a unos 2.000 espectadores. Los aficionados tributaron una enérgica ovación a Katsikaris, exmíster de los hombres de negro, ayer en el banquillo israelí. Eso sí, cuando se presentó a Mumbrú, Salgado y Hervelle también contaron con una amplia ración de aplausos.

Estelar Redivo

El técnico barcelonés empleó de inicio a tres pilares de la pasada campaña: Tabu, Todorovic y Mumbrú. El estreno sonrió a un Hapoel superior, tanto que el Bilbao Basket tardó algo más de dos minutos en inaugurar el marcador. Fue Mumbrú, triple del capitán. Felicidad en la grada, aunque duró poco. Se marchó el cuadro visitante y Duran introdujo nuevas piezas en la cancha. Ya concedió unas pinceladas Redivo, que se desató en el segundo parcial. Es el argentino, máximo anotador con 24 puntos, un escolta rápido, atrevido, con buena mano y una notable capacidad para leer la intención del oponente y robarle la pelota. Se le nota a gusto en el parqué y seguro que dará muchas alegrías a un equipo que, después de cerrar el primer cuarto por detrás, se activó en el segundo.

1. El partido de presentación del Bilbao Basket tuvo un marcado carácter solidario.2. La afición disfrutó de su reencuentro con La Casilla. 3. Mickell Gladness dispuso de sus primeros minutos. / Fernando Gómez

Redivo, Hammink, Fischer... El holandés levantó de sus asientos a los espectadores con un mate espectacular. Hervelle, tras esa acción, llamó a sus compañeros e hizo una piña en la zona israelí. Espíritu de equipo, una característica esencial en el RETAbet, con aspectos para la sonrisa y otros a pulir. De hecho, a base de coraje, se sacó un parcial de 14-0 en el arranque del segundo cuarto. Por delante, pero los de Katsikaris respondieron con un 0-11. El Hapoel, en este sentido, cuenta con un bloque más curtido, y se notó. Si los de Duran se acercaban, metían una marcha más. Y ahí se acabó la historia.

Era misión imposible. La segunda parte sirvió de rodaje. Y con una derrota, la tercera en este calentamiento de curso -por otras tantas victorias-, se acabaron las pruebas para un grupo en el que también debutó el joven vizcaíno Mendikote, ovacionado, como el grupo cuando abandonó La Casilla. Final con marcador adverso, pero nada de alarmarse, aún se deben acompasar las piezas. El Bilbao Basket sigue en construcción. Lo importante llega en una semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos