El reto de armar un equipo

«El Bilbao Basket mezcla casi a partes iguales veteranía y juventud: la clave del éxito es que Carles Duran sepa unir ambos factores»

Xabi Madina
XABI MADINA

Comienza una nueva temporada para el Bilbao Basket y el conjunto dirigido por Carles Duran vuelve a enfrentarse al inevitable reto de intentar armar un equipo partiendo de una plantilla en la que el 50% de las caras son nuevas. Y esa precisamente puede ser una de las claves del futuro rendimiento del equipo en la Liga Endesa. Las penurias económicas de los clubes integrantes de la parte media y baja de la tabla y las urgencias de los de la zona noble, año tras año tienen como consecuencia unas renovaciones casi completas de las plantillas de cada equipo. Así las cosas, el buen ojo a la hora de fichar, dentro de las posibilidades económicas de cada uno, y la capacidad de adaptación de los recién llegados, en muchos casos sin experiencia en la ACB e incluso en Europa, se convierten en puntos clave en el posible rendimiento de cada conjunto.

En lo que al Bilbao Basket se refiere, hemos disfrutado de un verano tranquilo, sin sobresaltos extradeportivos y con un cuerpo técnico asentado, en el que la elaboración de la plantilla ha copado las informaciones referidas al equipo bilbaíno. El grupo a las órdenes de Carles Duran mezcla casi a partes iguales veteranía y juventud. Hay un núcleo duro, que además de tener muchas batallas a sus espaldas conoce a la perfección los entresijos de la liga ACB, al que se le va a unir un grupo más joven con nula o muy escasa experiencia profesional a este lado del océano Atlántico.

Novedades

Este año el aficionado del Bilbao Basket habrá tenido que rebuscar en la Red para encontrar referencias de las novedades de su equipo. Sin fichajes de renombre, y con Pere Tomàs como única cara conocida para el seguidor asiduo de la liga ACB, los Fischer, Hammink, Redivo, Kempton y Gladness deberán ir encontrando su rol en el grupo y su sitio en la liga. Por lo visto en pretemporada, es Redivo el que parece tener más claro su papel de primera opción ofensiva del equipo. El argentino muestra desparpajo y capacidad anotadora, pero habrá que ver si su juventud e inexperiencia no le impiden mantener una regularidad en su aportación al equipo. El resto parece que, de salida, tendrá que pelear más por los minutos de juego y su rendimiento, como no puede ser de otra manera, tiene grandes dosis de incertidumbre.

Núcleo duro

Mumbrú, Hervelle, Tabu, Salgado e incluso Todorovic y Mendia, pese a su juventud, conforman el núcleo duro de este Bilbao Basket. Sus años en el club y su conocimiento del juego y de la liga deben ser los pilares sobre los que cimentar el rendimiento del equipo y en los que los recién llegados deberán apoyarse para crecer. Con la noticia de la retirada de Álex Mumbrú al final de temporada como decorado de fondo durante todo el curso, el rendimiento de la columna vertebral del equipo será un claro indicador de las posibilidades de éxito de este Bilbao Basket. Las capacidades de los más veteranos son de sobra conocidas y habrá que ver cómo se ven afectadas por el aumento de la ‘antigüedad laboral’ de sus protagonistas y por la carga de partidos en una temporada en la que, de nuevo, los bilbaínos competirán en la Eurocup.

Objetivos

Con más incertidumbres que certezas en el corto plazo, parece complicado aventurarse a marcar objetivos para el nuevo curso. En una Liga Endesa en la que vuelve Gipuzkoa Basket y se estrena Burgos, ambos destinos cómodos para la afición bilbaína, y en la que en el horizonte ya se vislumbra una competición con solo 16 integrantes –algo que ocurrirá en el ejercicio 2019-2020–, la trayectoria del equipo en los últimos años casi obliga a plantearse como objetivo el intentar pelear por las plazas de Copa y play-off, pero siendo conscientes de la dificultad del mismo por la gran cantidad de aspirantes. Y por otro lado, seguro que en la mente de todo el club está el sacarse la espina del año pasado y mejorar la imagen continental del equipo con una buena actuación en la Eurocup, pese a lo complicado del grupo en el que los bilbaínos han quedado encuadrados.

Fotos

Vídeos