El RETAbet puede bajar hoy

Gary Neal celebra una victoria salvadora para el Zaragoza./EFE
Gary Neal celebra una victoria salvadora para el Zaragoza. / EFE

El Zaragoza gana en Málaga a un Unicaja apático y deja a los hombres de negro con los dos pies en el vacío si no ganan al Baskonia

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Sigue ganando profundidad la fosa del Bilbao Basket. Entre las numerosas paladas propias acumuladas durante el año y las que añaden invitados externos, ya hay hueco suficiente para oficiar el sepelio de los hombres de negro, a los que definitivamente ya no les sale nada bien. No cuentan con un ápice de fortuna, un guiño, algo a lo que aferrarse. Ya sea la maldita canasta casi sobre la bocina de Sàbat en Santiago o la apática actuación ayer del Unicaja frente a un Zaragoza amparado en la muñeca de Gary Neal, el caso es que el olor del azufre que desprende la Liga LEB -en el mejor de los casos- apestará hoy en Miribilla en la atmósfera de un derbi ya sí imprescindible.

Porque si el Baskonia hubiera tenido un sueño para castigar al vecino al que nunca ha tragado, lo tiene ahora a punto de caramelo. Cuentas de dificultad parvularia. Si pierde el RETAbet y gana el Joventut como local al Fuenlabrada se consumará el descenso de la franquicia vizcaína. En caso de imponerse a los del Buesa su corazón seguiría latiendo con la obligación de ganar los dos partidos restantes y que el Zaragoza celebrara en el Carpena su última alegría del calendario, de no mediar también la complicidad badalonesa de cara a un posible triple empate en el que el Bilbao Basket libraría.

Desde luego, lo visto ayer en Málaga distó mucho de lo esperado. Llegaban los andaluces de quedarse en 55 puntos en Gran Canaria y obligados a restañar esa herida. Así lo demostraron en el primer cuarto, cuando no tardaron en abrir diferencias y llevar el partido a su terreno. Como si se sintieran confiados en exceso los de Joan Plaza -menos activo y comunicativo desde la banda de lo que es normal en su proceder- fueron bajando la intensidad hasta dejarse alcanzar por un Zaragoza que se puso en manos de su tirador, Gary Neal (37 puntos).

El pulso entró en un tira y afloja de incierto desenlace. Y surgieron varias tomas falsas que mediatizaron el resultado final. Ambos equipos litigaron en pérdidas y Nedovic falló dos bandejas, cuatro puntos despreciados en el último minuto. El que no falló fue Neal, autor de toda la anotación del Zaragoza desde el 76-77 hasta el final del choque. Peor imposible para los intereses de un RETAbet casi desahuciado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos