RETAbet: cierre de filas, sin buscar culpables

Mrsic da instrucciones desde la banda mientras su asistente Mikel Torre le observa./EFE
Mrsic da instrucciones desde la banda mientras su asistente Mikel Torre le observa. / EFE

Mrsic apela a la unión de sus jugadores y la familia del baloncesto vizcaíno «para que el Bilbao Basket se quede en la ACB»

J. A. PÉREZ CAPETILLO

A mediados de esta semana Javi Salgado dijo categóricamente que firmaría llegar al último partido de la Liga Endesa en Burgos con vida. Ayer, antes de la sesión de vídeo, el entrenador Veljko Mrsic coincidió. «¿Si veo bien llegar a Burgos con opciones y con vida?… Sí, seguro. Estaría bien, pero vamos a intentar hacer todo antes de ese partido para no depender de este último. Pero no, no sería malo», afirmó más que sincero. Y lanzó un mensaje a la afición y a la familia del basket vizcaíno antes del duelo ante el Unicaja (12.30 horas) de hoy domingo: «Nos quedan cinco partidos. Como he dicho desde mi llegada, la afición está siempre impresionante. Todos estamos en esto. Y vamos a dar todo de nuestra parte para conseguir la permanencia. Todos vamos en la misma dirección», estimó.

También entiende que «tenemos que pensar sólo en nosotros mismos (sin mirar lo que hacen los demás). Somos una familia, y sólo entre nosotros nos podemos ayudar. Hay que vivir esto juntos e intentar salir de este proceso juntos», valoró sobre la comprometida situación en la que se han metido los hombres de negro en una temporada que entra en su fase decisiva y más dramática. Mrsic intenta ver algo de luz al final del túnel porque «sabemos que, hace poco, hemos ganado al Gran Canaria jugando bien, y hemos tenido 30 minutos buenos contra Andorra. Los jugadores quieren dar todo para conseguir este reto», declaró. Y abogó por un camino: «Ir todos juntos, equipo, afición, prensa… para que el Bilbao Basket se quede en la ACB».

¿Pero qué hay que hacer para tratar de dar la sorpresa en el Martín Carpena visto el pobre rendimiento del Bilbao Basket lejos de casa? Al croata le serviría mucho que su plantilla estuviera «los 40 minutos sólidos y duros. Saber qué queremos hacer en cada posesión y solo así podemos sorprender. No hay que tener lagunas en el juego, y debemos estar con una concentración máxima. Además de cerrar el rebote y el juego de transición del Unicaja. Tenemos que intentar repetir esos 30 minutos ante el Andorra, con ese baloncesto sólido, e intentar jugar lo mismo en Málaga», deseó.

Suena todo a demasiadas coincidencias positivas ante un cuadro andaluz que, además, «ha tenido toda la semana para preparar este partido y tras perder el encuentro ante Valencia va a estar con más ganas. Y también van a tratar de ganarnos para devolvernos la derrota en nuestro campo», advirtió Mrsic, que volverá a la cancha donde jugó de 1999 a 2002. «Siempre me gusta ir a Málaga, allí he pasado buenos momentos como jugador», recordó.

Sin cuentas

Respecto a la más que delicada clasificación del RETAbet, manifestó que «estamos en esta posición ya tiempo, y se ha empeorado el otro día. No hacemos cuentas. Pensamos sólo en cómo mejorar nuestro juego y dónde podemos hacerlo lo mejor posible». Sobre el estado de la plantilla, tanto Todorovic como Redivo están bien; Rebic sigue de baja; y Mumbrú se ha perdido las sesiones de trabajo hasta el jueves. Cuestionado sobre el rendimiento del base belga, Jonathan Tabu, el técnico resaltó que «cada día hablamos con los jugadores, porque esto es un deporte colectivo. Cuando se gana, no hay uno que ha ganado. Y no hay sólo uno cuando se pierde. No buscamos culpables. Todos debemos mejorar juntos y ayudarnos» para ahuyentar al fantasma de un descenso que afecta «en el aspecto mental, porque no es la primera vez que estamos en esta dinámica, pero ahora es el peor momento por circunstancias».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos