El Correo
Bilbao Basket

baloncesto

El Bilbao Basket ofrece renovar a Salgado por la mitad de su ficha

Salgado con gesto de extrañeza, como el que le ha provocado la oferta del club .
Salgado con gesto de extrañeza, como el que le ha provocado la oferta del club . / ACB/Arrizabalaga
  • El club le había tentado para incorporarle como técnico y el base se negó, aunque esta propuesta para seguir en activo le ha dejado muy frío

Javi Salgado no colgará las botas. Lo tiene decidido. De hecho, nunca se había planteado que el Gran Canaria-Bilbao Basket que cerró la temporada regular fuera su última actuación como jugador profesional. Pero se topó con un interés del Bilbao Basket para que continuara en el seno de la franquicia con otras responsabilidades. Así, recibió la oferta de pasar a formar parte del elenco de asistentes de Carles Duran. Cuando le llegó este planteamiento, el base de Santutxu entró en shock. No se imaginaba sin vestir de corto, sin atisbar el hueco para conectar un pick&roll o buscar uno de esos triples cuando la bola quema. Rechazó ese tipo de interés y ambas partes quedaron pendientes de replantear la situación, lo que ha sucedido esta semana.

Pero su situación no ha mejorado mucho, nada en su opinión y la de su entorno. Tiene sobre la mesa la oferta de renovación por una temporada, que sí asumiría como la ultima en activo, pero las condiciones económicas le han dejado helado. La propuesta le supondría llevarse a fin de mes a casa aproximadamente la mitad del que ha sido su último sueldo, que estaba entre los más modestos de los hombres de negro. El propio club es consciente de que se trata de una oferta al límite salarial enmarcada en la necesidad de seguir conteniendo el presupuesto. Y hasta parece sentirse obligada la franquicia a proponerle al crack de Santutxu la continuidad como jugador cuando ni la oferta ni lo visto este curso animan a pensar que Salgado dispondrá de una presencia y rol que superen lo testimonial.

En este sentido, puede dar lugar a la confusión la decisión de contar sea como sea con el mayor vínculo geográfico posible, gente de la tierra, de la casa, que imante la fidelización de la marea negra por su mayor reflejo. Sin duda supone una plusvalía. Pero se corre el riesgo de ocupar una ficha con un jugador mal pagado que verá minutos con cuentagotas. Y la temporada es muy larga.

Además, todo cambia en función de la perspectiva. Al entorno del jugador le extrañará esa reducción cuando el planteamiento no coincide en alcance con el de otros componentes del equipo que están en el mismo trance o incluso de la dirección deportiva. Las cifras al final siempre acaban conociéndose y los agravios comparativos son tan viejos como la lepra, como las opiniones. Y al club le avala que todo euro ahorrado es vital para mantener en su carril el plan de viabilidad de la entidad. Algo que va a misa.

El jugador tiene aún días por delante antes de la caducidad de la propuesta. Huelga decir que Javi Salgado quiere quedarse en Miribilla, pero se siente helado, según sus círculos cercanos, por un trato económico con el que no contaba. Y es seguro que, como esta campaña, tome la decisión que tome no será un problema. Al contrario. Es un hombre de negro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate