El Correo
Bilbao Basket

Orgullosos hasta el final

fotogalería

Los jugadores del Bilbao Basket tratan de frenar a McCalebb. / Efe

  • Los hombres de negro despiden el curso siendo honestos y competitivos en el Gran Canaria Arena

Ya está abierta la veda de las valoraciones. Ahora sí, a campaña consumada, es el momento del análisis, del balance, de digerir las sensaciones que ha brindado el Bilbao Basket en un calendario en el que se ha movido con irregularidad, castigado por daños colaterales, que lo mismo ilusionaba en una arrancada casi sin precedentes que frustraba a los suyos al dejar escapar ocasiones irrepetibles para nutrir su ajustada tabla de resultados. Un RETAbet que dice adiós al curso colocando la primera piedra de su próximo proyecto. Porque es de agradecer y valorar la imagen dejada en el Gran Canaria Arena en una matinal dominical en la que, por mucho énfasis que se le quiera dar al noveno puesto, sólo estaba realmente en juego su honor, su orgullo, la honestidad y competitividad de Carles Duran y su plantilla. Y lograron una nota elevada, muy a tener en cuenta pese al 86-80 final.

Porque hay que avanzar desde ya en modo próxima campaña y en ella el esqueleto del equipo seguirá vertebrado en torno a Tabu, Mumbrú y Hervelle, que tienen garantizada su continuidad, con el capitán y el club acordadas las condiciones del que será, posiblemente, su último año en activo. Y comprobar que ese trío mantiene genética guerrera y de talento para regalar es un primer paso para pensar en positivo, una invitación a buscar los mimbres porosos que sepan alimentarse de ellos y convivir con la presión y exigencia que plantean los dos gallos del corral y el base que sustentará lo que emane de la pizarra.

Gratificante despedida de un equipo al que anímicamente podía sobrar este partido y que, sin embargo, tuteó en todo momento a uno de los rivales de moda durante toda la temporada, que para mayor ventaja había descansado por calendario el miércoles y buscaba desde una mayor frescura un triunfo vital, porque de mediar una buena carambola, podía hacerle cerrar la liga regular en la quinta posición. Aguerridos, duros, decididos, los hombres de negro avisaron a los de Luis Casimiro de que había partido, que su segunda visita en una semana al archipiélago canario nada tenía que ver con las campañas turísticas del Cabildo. Mucho equilibrio en el juego, con Tabu y Mumbrú siendo los primeros en mostrar credenciales anotadoras y Hervelle subiendo a una escalera para colocar el listón de la intensidad.

Roló esa brisa favorable con las rotaciones y el Gran Canaria se vio más superior en todas las facetas del juego y lo saldó con un parcial de 7-0 que favorecían precisamente es renta en el cierre del escrutinio del primer cuarto. Carles Duran reescribió el guion o apostó por una trama distinta en el segundo capítulo. Dirigió la estrategia a concentrar el protagonismo en sus pívots. Fue Buva el que con seis puntos se quedaba como único anotador en los tres primeros minutos, lo que el Herbalife siguió aprovechando para llegar a su situación más ventajosa (35-25). Pero la insistencia bilbaína en la pintura con el regreso a cancha de Eric confirmó el éxito de la apuesta. Nueve puntos del africano, quince sumados a los de su compañero croata. Tacada de 2-12 y con la reacción quedó ya fijado para el resto del encuentro el opositor canario.

Más de 7.000 puntos para Mumbrú

Nació un partido más ajustado aún que evolucionó entre los siete puntos de margen local y el empate en el luminoso. Nunca hubo tic alguno de rendición entre los de Carles Duran, ni cuando el descuento en el crono pesaba ya lo suyo sin que la goma llegara a adquirir flexibilidad también en favor de los de Miribilla. Positivos Lapornik, Borg y Todorovic, voluntarioso Mendia y trabajador Salgado. En su debe, la capacidad para buscar más visitas a la línea de castigo. 11-2 en tiros libre transformados al descanso y 26-6 en el cómputo total. Pero no se fijaban en ello y seguían picando. Ejemplo gráfico.

A dos minutos de caer el telón de la función y con 77-70 parcial de 2-8 (79-78) y los nervios salpicando entonces a los insulares, privilegiados en el trato arbitral con la constante exageración de Oliver en los contactos que no fue corregida y una acción que pudo ser crucial con esos guarismos en el luminoso. Eric haciendo equilibrio junto a la línea de fondo, bajo una lluvia de contactos y empujones del citado Oliver, Aguilar y Pasecniks y silbato tragado, antes de que a Hervelle le cayera la antideportiva del día, como si fuera el belga el único jugador de ACB que infringe la nueva regla del año sobre las faltas tácticas. Tampoco ha sido esa faceta una de las que el RETAbet ha salido bien parado en un curso, ahora sí, historia.

Buena imagen de no pocos jugadores en su última actuación bajo este escudo y Mumbrú ya como miembro de pleno derecho en el club de los anotadores de más de 7.000 puntos en la ACB.

Directo

FINAL: HERBALIFE GRAN CANARIA 86-RETABET BILBAO BASKET 80. Derrota digna de los hombres de negro en el final de curso en la temporada 2016-17. Han dado la cara los 40 minutos. 16 puntos para Buva y 13 para Mumbrú y Eric.

Final: 86-80.

Y el segundo. 86-80.

Anota el primero. 85-80.

Tiros para Aguilar.

Quinta personal de Hervelle.

Los hombres de negro han hecho un buen partido en el final de la Liga Endesa.

4 segundos para el final del partido. 84-80.

Canasta de Lapornik. 84-80.

Anota el segundo. 84-78.

Falla el primero Aguilar.

El Bilbao Basket ha dado la cara hasta el final.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate