El Correo
Bilbao Basket

bilbao basket

Scott Bamforth se despide de la temporada

Scott Bamforth sintió al caer de un salto que se le fue la rodilla derecha.
Scott Bamforth sintió al caer de un salto que se le fue la rodilla derecha. / Jordi Alemany
  • Sufrió una fractura de menisco en la recta final del partido ante el Murcia y su magnitud le obligará a pasar por el quirófano

Todo es susceptible de empeorar. Que se lo digan al Bilbao Basket, que ayer confirmó que se queda sin un efectivo para lo que resta de temporada. Una lesión tonta, casi absurda, que pasó desapercibida a ojos de todo el mundo hasta que Scott Bamforth, con el encuentro acabado, comentó a los integrantes del cuerpo médico una sensación extraña vivida al caer de un salto. Había sido, para más frustración, en la última o penúltima posesión de un encuentro que ya estaba perdido a manos del UCAM Murcia. Pendientes del estudio radiológico, ayer se certificó la lesión y su lamentable alcance.

El escolta de Albuquerque padece una rotura del cuerno del menisco externo de su rodilla derecha, que coincide plenamente con la sensación que había avanzado. El norteamericano definió el percance como un «dolor que nació cuando tras un salto su pierna derecha impactó sobre el parqué después de que notara que la rodilla se le había ido». Sin ser un percance grave, lo complica el tamaño de la fractura y su forma. No quedó duda alguna de que se trata de una rotura compleja porque es grande, no limpia y presenta una expansión similar a un estallido. Hay jugadores que pueden evitar pasar por el quirófano con esas porciones meniscales dañadas. Sin ir más lejos es el caso en la plantilla del RETAbet de Mendia y el vinculado Iriarte. El traumatismo puede dar más o menos guerra pero no incide en la estabilidad de la articulación.

Pero no es el caso del tirador de Albuquerque. Desde que sea intervenido -decisión que se tomará durante la jornada de hoy-, en los plazos más benévolos Bamforth estaría unas ocho semanas de baja y restan nueve partidos para concluir la temporada regular el 14 de mayo. Y aquí entra en juego la disyuntiva sobre qué hacer. Es sabido el discurso de ajuste presupuestario que rige en la franquicia bilbaína para mantenerse dentro del plan de viabilidad que persigue el saneamiento definitivo de sus cuentas.

Fichar, esa es la cuestión

Pero también sucedía lo mismo hace un año con el agravante entonces de haber menos margen de maniobra ya que para esta época se había registrado el retraso en una mensualidad o estaba a punto de hacerlo al faltar liquidez en caja. Y sin embargo la directiva dio luz verde a la reclamación de Sito Alonso -trufada de mensajes ambiguos sobre un coste cero que era obvio que no se podía dar- para reforzar la plantilla por una lesión de Mirza Begic con las llegadas de Marko Todorovic y Tautvydas Slezas, que se tradujeron en un gasto mensual, incluidos salarios y pisos, en torno a los 8.000 euros.

Carles Duran siempre ha asumido la cruda realidad de la situación financiera del Bilbao Basket. Y lo seguirá haciendo porque filias y fobias al margen, nunca ha dejado de dar muestras de que se viste por los pies. Pero flaco favor se le haría a él y en consecuencia al equipo si no se hace el esfuerzo necesario para suplir no a un jugador cualquiera, sino al que promedia 14 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias en 27 minutos en pista, el Scott Bamforth que figura en el octavo puesto en la valoración ACB y en el sexto entre los anotadores. El nominado como mejor jugador de octubre que venía despertando del letargo que ralentizó su producción y marcó un punto de inflexión en la derrota en Miribilla ante el Real Betis, cuando asumió un par de decisiones finales que no salieron bien. Un escolta que tiene recambio en el roster actual. Una ausencia demasiado importante como para limitarse a mirar al Zornotza como club convenido o enrocarse en el no hay dinero mientras hay riesgo real de que esta baja aleje definitivamente a los hombres de negro de su objetivo aún abierto y factible de alcanzar los play-off en la Liga Endesa.

Mientras se conoce si los gestores del club son receptivos a buscar un refuerzo por causas de fuerza mayor, la enfermería liberará espacio en el caso de Jonathan Tabu, que hoy está previsto que vuelva a la dinámica de trabajo con el resto de la plantilla, lo que anima a pensar que estará disponible para visitar el domingo al Real Madrid. También mejora Álex Mumbrú de la sobrecarga con que jugó en el bíceps femoral.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate