El Correo
Bilbao Basket

acb

Desde luego, así no

fotogalería

/ Jordy Alemani

  • Decepcionante actuación de un Bilbao Basket sin acierto exterior que fue dominado por el Murcia y se retrasa en la lucha por el play-off

Fue una de esas matinales en las que da la sensación de que el plan resultará infructuoso, un ejercicio de intenciones con páginas en blanco que complican la comprensión de la trama hasta el extremo de perder el hilo. 2-0, 4-3, 6-3 y hasta luego, Lucas. Sencillo recuento, por ínfimo, de los momentos en los que los hombres de negro del RETAbet Bilbao Basket dominaron el luminoso ante el UCAM Murcia. Testimonial apunte. Y compleja la explicación de por qué se fue torciendo un partido que en varios aspectos discurría por un carril de relativa seguridad. Por ejemplo, en la marca de Borg sobre Campazzo que convirtió al inquieto y electrizante base argentino en una pieza secundaria durante la primera parte.

Tampoco le iba mal al RETAbet, pese a su demora en el marcador, cuando se acercó al aro. Mediado el segundo cuarto facturaba 12 canastas en 16 intentos con fallos únicamente en el debe de Buva. El resto de sus compañeros canjeaban cuando lanzaban... de cerca. Desde la línea mágica la historia formaba parte de la narración de un tomo diferente. 1 de 11 en ese intervalo.

Sigan sumando que Mumbrú -tocado y cerca de no poder jugar- mostraba una imagen limitada en efectividad y toma de decisiones ante el tiro, que los bases estaban más ocupados en defender que en crear o que Hervelle retrasaba su aportación anotadora y llegarán a la conclusión, hasta el intermedio generalizada pese a la mala pinta, de que era cuestión de tiempo que uno o varios de esos parámetros se estabilizaran y con ello resurgiera un Bilbao Basket añorado.

Líneas de pase

Tampoco los murcianistas tenían un día inspirado, pero con tres triples, un par de cestas de dos y cuatro tiros libres compusieron el montoncito con el que se apuntaron el primer cuarto. Iban por detrás en el recuento de rebotes y la sensación, sin embargo, era la contraria. Ausentes siquiera del intento de buscar no pocas capturas, espesos abriendo líneas de pase, los de Carles Duran superaban temporalmente el escollo de Campazzo, pero caían en el pulso con Llompart y en la altura a la que elevó el listón Tumba en su papel de amedrentar con éxito a Buva.

Bamforth, por acudir a lo positivo, había encontrado su razón de ser en el parqué, facturaba 14 puntos al descanso y paralelamente Borg volvía a hacer sentar a Campazzo en el segundo tramo del partido. El arbitraje iba y venía para ambos e incluía una antideportiva a Eric y sendas técnicas por floping a Rojas y Mumbrú, antagónicas ambas. El Bilbao Basket quería y no podía. No se alejaba demasiado y cuando lo hacía regresaba para colocarse en el rango de un par de canastas.

Acciones inesperadas

Hasta lograba aumentar la temperatura en unas gradas contagiadas por el poco atractivo juego del equipo con acciones inesperadas, como un colosal mate de Nikolic en la muestra más evidente desde que está en Bilbao de que corre sangre por sus venas. 33-37 y al vestuario a recapacitar, pensar y tomar decisiones para cambiar el panorama.

La reanudación incluyó una salida en falso. Un manojo de amagos infructuosos y el UCAM Murcia respondió dando con la tecla mejor afinada. Campazzo resucitó y a golpe de triples junto a Soko y Radovic encendió todas las alarmas. La ventaja comenzó a contarse con dos dígitos y la sensación de los locales de no saber qué hacer resultaba muy preocupante. Eran los de Katsikaris los que manejaban el cotarro.

Sus bases, el argentino que se hizo con nueve puntos en su vuelta a las andadas, y Llompart, figuraban como los más valorados, señal inequívoca de que sabían los levantinos a lo que querían jugar. El pulso disparó su frecuencia. En letargo el de los anfitriones, al borde del colapso el murciano. Máxima ventaja de 19 puntos (44-63) y un cuarto para resolver una ecuación sin que los de Miribilla contaran con todos los datos del enunciado.

Ayudas en defensa

De rendición nada. Sufrían los hombres de negro sabedores de su cúmulo de carencias, pero lo intentaron. Un tres más uno de Salgado, un tapón bestial de Nikolic y la posterior contra resuelta por Todorovic cambiaron por completo las sensaciones. Ver para creer. Era el RETAbet momentáneamente otro equipo. Sus ayudas en defensa se traducían en recuperaciones y el Murcia se veía obligado a conceder faltas de tiro, quizá confiado porque se había dejado cinco sin anotar el conjunto local.

Tacada de 13-5 que culminó con una cercanía en el luminoso inesperada un cuarto de hora antes. 66-72 y última vuelta de tuerca para jugar sin bases, con Lapornik encelado con Campazzo y Bamforth ayudando a dirigir el cotarro. Prisas, ansia, precipitación, nada en claro. Fue remar en vano para verse lejos de la orilla movidos por una deriva que el Murcia supo en todo momento causar para tachar Bilbao como plaza inexpugnada.

Empezaba la cuenta atrás y el tañido del gong se tornó en decepción. El MoraBanc se separa del RETAbet en la tabla. Es sólo un triunfo, pero a estas alturas todo se magnífica. También lo malo en este mundo al revés en el que el jugador más cuestionado durante veintitantas jornadas, Jonathan Tabu, es ahora el más añorado. Aunque no el único.

Directo

RETABET BILBAO BASKET 71 - 82 UCAM MURCIA

Nosotros nos despedimos aquí. Gracias por habernos acompañado en esta jornada matinal de domingo. Saludos!! Agur!!!

El mejor del encuentro ha sido Facundo Campazzo. 18 de valoración con 12 puntos anotados, 3 rebotes, 2 asistencias.

16 puntos de Eric, 14 de Bamforth... los mejores hoy del equipo.

Mal partido de los de Carles Durán, superados en todo momento por el cuadro de Katsikaris.

RETABET BILBAO BASKET 71 - 82 UCAM MURCIA

FINAL DEL PARTIDO EN MIRIBILLA.

No se van a disputar...

10 segundos...

El segundo... para dentro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate