El Correo
Bilbao Basket

baloncesto

El Bilbao Basket se enfrenta a una etapa ya recorrida

El RETAbet volverá a verse las caras con Unicaja.
El RETAbet volverá a verse las caras con Unicaja. / E. C.
  • La baja de Tabu ante Unicaja devuelve a los hombres de negro a un déjà vu para el que ahora se sienten más preparados y sólidos

Cuatro victorias consecutivas, un tramo ya recorrido. La baja por lesión de Jonathan Tabu. Otro estigma también superado semanas atrás. El Bilbao Basket se cita con un déjà vu de esta misma campaña. Pero lo hace con mayor entereza, preparación y solidez. Las necesitará ante un equipo pleno de aristas, de vértices capaces de cortar, de dejar marcado a un RETAbet que ha madurado. El Unicaja, al margen del cansancio que haya acumulado con los dos partidos de Eurocup disputados esta semana, cuenta con un entramado que permite a Joan Plaza escoger entre dos hombres de garantías por puesto, que son tres en el caso de los bases.

Fiel a su filosofía, Duran concentra sus mensajes en recordar a su tropa que si no se defiende no se gana. «Y la responsabilidad de defender es de todo el equipo». Lo dice recordando que aunque haya elementos desestabilizadores, como Nedovic, en un momento de forma tremendo, la aportación coral es determinante. «Nedovic tiene un talento enorme, es muy vertical, con un físico superdotado. Pero pararle no dependerá solo del jugador que le defienda», tarea para la que Dejan Todorovic cuenta con muchas papeletas. El ataque también es mejorable, pero el técnico no lo incluye entre los aspectos que le perturban. «No me preocupa, tenemos anotación».

Es como si la franquicia de Miribilla afrontara una etapa ya recorrida, la segunda vuelta al mismo circuito. Esta vez, la ventaja radica en que las semanas se aprovechan en su totalidad para el trabajo, no como en el precedente cuando aún se competía en Europa. Por eso se espera también una aportación más completa de Micheal Eric, que se quedó ligeramente atrás en Manresa al pasarle factura los diez días de trabajo de demora respecto al grupo por tener que prolongar más de la cuenta su estancia en Estados Unidos para temas consulares. Tanto el nigeriano como su compañero de demarcación Buva tendrán una reválida interesante para calibrar su nivel ante Musli, «de los mejores de la Liga por números» y Omic, uno de los cincos más dominadores de la Liga Endesa en la pasada campaña en las filas del Gran Canaria. Duran pide a sus dos postes un incremento constante de la solidez «en las once jornadas que quedan».

Recién recuperada la octava plaza que habilita a su morador para disputar las series por el título, no va a ser un argumento recurrente para el entrenador del Bilbao Basket, cada vez más concentrado en el «jornada a jornada». Muestra su satisfacción por la evolución de la práctica totalidad de su elenco y sería un técnico feliz si consigue involucrar definitivamente a Nikolic. Defiende a los suyos y los valora, como cuando se pone en solfa las posibles limitaciones físicas de Salgado. «No sé si está tan limitado, pero sí que tiene otras cosas maravillosas que aportar». Y se congratula para recibir el domingo a Unicaja de la recuperación visible en Bamforth. «Ha estado muy castigado y vigilado. Le perjudicó mucho la derrota en casa con Sevilla porque se sintió responsable». Aquello es pasado. El presente viste de verde, llega del Carpena y hay que derribarlo para defender un puesto, a día de hoy, de privilegio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate